Menu Big Bang! News
La morocha visitó la redacción de BigBang y sorprendió a todos.

La morocha visitó la redacción de BigBang y sorprendió a todos.

Show Ex hermanita

Belén sueña con ser empresaria: "No me muestro más desnuda"

Ahora dedicada a la indumentaria, se lanza con todo con su propia marca y se aleja de los desnudos excesivos. Rechazó mostrarse desnuda y le escapa a ser vedette. Mirá los videos exclusivos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Es imponente, morocha y de curvas peligrosas. Se trata de Belén Etchart y llegó a ser finalista de Gran Hermano.  En un mano a mano con BigBang, habló sobre su sexualidad, su futuro como empresaria y su negativa a “mostrarlo todo”.

Luego de estar 155 días dentro de la casa de Gran Hermano se niega a mostrarlo todo.

“Me ofrecieron Playboy y no lo haré”, lanza segura y sin querer repensar la decisión. “¿Tengo que mostrar la última intimidad que me queda? ¿Hace falta? No me quiero sacar más fotos desnuda. Casi me desmayo con lo que vi en una revista”, se justifica. Lo que sucede es que ella no considera “normal” mostrarlo todo. 

“Normal para mi es que la gente se tape. Si fuera normal estaríamos desnudos. Ya hice fotos sexys, ya es suficiente con eso. No creo que sea un abridor de puertas”, dispara la dueña de las “belufrases”.

Lo cierto es que fotos de la morocha con poca ropa hay miles en la Web y ella misma siempre se muestra sugerente, pero se define como una “mujer que se sabe ubicar”.

Simple y directa, Belén no teme de decir lo que piensa y se niega a “mostrarlo todo”.

Cuando salgo de noche con amigos me pongo una mini falda súper corta, pero no da en el día. Cada cosa en su lugar. En la casa me la pasaba en malla y no quería saber nada. Comía tres tortas y se me hinchaba la panza. Lo odiaba”, recuerda sobre su exposición en los medios, que ahora hasta se metió en los piropos callejeros. “Hoy un albañil me saludó. ‘Hola Belu’ y me quedé helada”, dijo.

Pero no tarde en reconocer que “los hombres siempre gritan”. “Por la calle me visto muy común. No me gusta usar ropa ajustada, todo suelto. Me da vergüenza, pero siempre te dicen algo”, se ríe.

“Ya hice todo tipo de fotos en tanga, ya está. No lo voy a hacer más”, dice la morocha.

En su pasado, buscaba su camino en el modelaje, pero se cansó y cambió de rubro. “Antes de entrar a la casa vendía ropa y me quedó la valija llena de mercadería. Ahora le pondré la etiqueta de la marca, que ahora es mi nombre, y saldré al ruedo”, contó presentándose como una nueva empresaria. 

Días previos al reality se presentó en un casting para ser modelo en Dubai para presencias, pero no fue convocada.

 

“Me cansan los casting, siempre hay que estar pendiente y no te llaman. Por eso me lancé con la ropa pero el destino me volvió a llevar a los medios”, dice.

La platea masculia llora por su decisión de “no mostrarlo todo”, pero ella se mantiene firme.

LA NO GANADORA

Sobre la posibilidad de haber ganado el juego, la joven que eligió no tener intimidad con Mariano Berón dentro de la casa asegura que “no merece nada”. 

No me merezco nada, no creo ser quien en decir que merecía ganar. Un amigo me decía que pruebe, yo no quería saber nada. Me llamó la atención la casa y me llamó otro amigo y dije ‘guau’ y me lancé. No sabía nada del juego”, cuenta.

Belén visitó la redacción con un look canchero y relajado. 

Sobre su futuro, la morocha asegura que no tiene muy claro para qué lado irá y que prefiere que fluya. “No me ofrecieron muchas cosas, no sé si será el momento. Esperaré”, finalizó.