Menu Big Bang! News
Show Colgó las muletas

Burlando, afuera del Bailando en medio de una guerra de polleras

El abogado mediático abandonó ayer el certamen de baile de Marcelo Tinelli, después de sucumbir en el teléfono ante Ailén Bechara, enemiga íntima de su novia. Tensión y chicanas a la orden del día.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Tribunales amaneció de luto. Fernando Burlando y su novia, la modelo Barby Franco, abandonaron ayer el certamen de baile de Marcelo Tinelli, después de sucumbir en el voto telefónico ante Ailén Bechara, enemiga íntima de la morocha.

Ailén Bechara obtuvo el 67.42 por ciento, mientras que el abogado y su novia alcanzaron sólo el 32.58.

El porcentaje fue contundente. La rubia, a quien se la vinculó con Nicolás Cabré, permaneció en la pista de Showmatch tras recibir el apoyo del 67.42 por ciento de los llamados. El abogado y su pareja, en tanto, se conformaron con el 32.58.

“No todo el mundo baila lesionado. Piden un reemplazo o se van”, destacó el conductor en alusión a la rotura de tendón rotuliano que sufrió en agosto, cuando ensayaba el ritmo libre. “Obviamente me costaba mucho bailar, pero Barby progresó de una manera notoria, increíble. Lo que sí puedo decir es que no siento que hayamos perdido, porque el hecho de estar acá y perdurar ya es un verdadero triunfo”.

Burlando agradeció y aceptó con dignidad la derrota. Barby, en tanto, se llamó a silencio y se mostró irónica.

Hasta ahí, la eliminación se dio con total naturalidad. Pero la enemistad entre Franco y Bechara, que data de la época en la que las modelos coincidieron como “azafatas” en el ciclo televisivo de Guido Kaczka le dio un condimento especial a la noche.

Minutos antes de revelar el resultado, Tinelli pidió un gesto de acercamiento entre las modelos. Pero no hubo quórum. “Las dos me miran. ¿Están bien ustedes? ¿Están peleadas? Se podrían dar un beso antes de la definición”, solicitó el conductor. La rubia aceptó de inmediato, pero Franco se resistió y remató el incómodo momento con un gesto irónico.