Menu Big Bang! News
De Chávez a Garzón, las nuevas "damas" de la calle Corrientes

Show Me gusta ser mujer

De Chávez a Garzón, las nuevas "damas" de la calle Corrientes

Cambios en la Avenida Corriente. Dos de sus principales espectáculos muestran a consagrados actores vestidos de mujer. El efecto shock y el desafío actoral.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hombres que juegan a ser mujeres. Curiosear, investigar y hasta intentar sentir lo que ellas sienten. Ese es el centro de dos obras teatrales que lideran en la Avenida Corrientes. De Gustavo Garzón a Julio Chávez, sin escalas.

Nicolás Scarpino y Diego Ramos juegan en la transformación.

Con el deseo de investigar su “lado femenino”, la obra Casa Valentina relata la experiencia de un grupo de hombres que se reúne en una casa de fin de semana para vestirse de mujeres. Lo protagonizan Gustavo Garzón, Pepe Novoa, Boy Olmi, Diego Ramos, Nicolás Scarpino, Roly Serrano y Fabián Vena y todos cumplen con esa premisa.

María Leal es la mujer de Garzón en la obra, y su participación es clave en la historia.

El elenco, dirigido por José María Muscari, realiza la transformación de la hombría a la feminidad sin caer en los clichés de ser amanerados. Lo interesante es que los actores personifican a jueces, militares, editores, que disfrutan sólo de vestirse de mujer pero que aborrecen a los homosexuales.

Además de Vena, que se transforma en “Georgina”, Roly Serrano se hace cargo de un militar de carrera que en sus ratos libres se convierte en “Gogó”; Gustavo Garzón se pone en la piel de “Valentina”, la anfitriona, que da nombre a la casa de fin de semana donde se encuentran para subirse a los tacos y usar pelucas y ropa de mujer.

Fabián Vena junto a Diego Ramos.

También están Pepe Novoa, la experimentada “Margo”; Boy Olmi, un juez llamado “Pupé”; Nicolás Scarpino, el novato del grupo a quien todos transformarán en “Miranda”, y Diego Ramos, la “delicada” “Gloria”. Pese a sus trastabilleo con los tacos al caminar y con todo su humor, cada actor se luce y el público aplaude de pie.

Todo ocurre en plena Avenida Corrientes, en el Teatro Picadilly, a metros de la obra de Julio Chávez, Yo soy mi propia mujer, en Paseo La Plaza, donde también se suma a esta tendencia de jugar a ser “una dama”.

DE ASESINO A MUJER

La versatilidad de Julio Chávez no tiene grietas. Luego de Signos, la miniserie de El Trece en la que interpretaba a un asesino serial, el actor pasó a ser un travesti en el teatro. 

Julio Chávez se anima a ser travesti.
Chávez volvió al ruedo encarnando a una mujer.

La multipremiada pieza teatral del norteamericano Doug Wright, relata la vida de una travesti coleccionista de arte en Berlín del EstePor su éxito, la pieza se reestre y es nuevamente protagonizada por Chávez, quien cuenta con la dirección de Agustín Alezzo en la Sala Pablo Picasso del porteño Paseo la Plaza.