Menu Big Bang! News
El conjunto despide a su compañero con dolor.

El conjunto despide a su compañero con dolor.

Show Tristeza generalizada

Del calephone a Mastropiero: cinco perlitas de Rabinovich

La muerte de uno de los fundadores de Les Luthiers puso de luto al espectáculo y la cultura local. En un intento por homenajearlo, BigBang recuerda algunos de sus mejores trabajos. Todos, es imposible.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El calephone ya no tiene quien lo toque. La muerte de Alejandro Rabinovich dejó un vacío en el espectáculo local. El escribano público, que supo cambiar la estructura académica por el desorden escénico de Les Luthiers, dejó un legado cargado de música, humor y genialidad.

Dentro del grupo siempre fue un improvisador nato, y acaso, el “payaso” de la banda. También, quien solía ejecutar los instrumentos de percusión. 

A continuación, sólo cinco de sus mejores puestas en escena.

1. Oda a Johann Sebastian Mastropiero

El personaje ficticio, constante en los monólogos del quintento, tuvo su propio monólogo en boca de Rabinovich. Juegos de palabras, ironías e ingenio.

2. Lazy Daisy: festival de sonidos

El conjunto interpretó en 1979 sobre el escenario el tema Lazy Daisy, del disco Mastropiero que nunca. Rabinovich se destacó por su capacidad de emular sonidos musicales y de fondo, claro, sonaba un instrumento de su creación: Bas-pipe a vara.

3. De los premios Mastropiero a Shakespeare

El espectáculo La entrega de premios Mastropiero ofició de escenario ideal para una inolvidable charla entre el contador público y Marcos Mundstock sobre William Shakespeare.

4. Teorema de Thales: enseñando a las nuevas generaciones

El conjunto simplificó la proposición matemática con un sketch que pasó a la historia. Grandes y chicos inmersos en el mundo de las paralelas.

5. Cantata del adelantado Don Rodrigo Díaz de Carreras

Rabinovich les puso la voz (y batería) a los nativos americanos en el monólogo que relata la conquista de América.