Menu Big Bang! News
Show Perlitas de la diva

El archivo la delata: las diez reflexiones más insólitas de Susana

La revista Paparazzi elaboró un racconto de los textuales más destacados que la diva ofreció en los últimos 14 años. Furcios, chistes y revelaciones a la orden del día.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Carismática, espontánea y, por sobre todas las cosas, transparente. Susana Giménez hizo de sus “sincericidios periodísticos” una marca registrada. Inmune a las críticas y perdonada por sus fans, la diva no se condiciona a la hora de revelar insólitas y divertidas anécdotas. La revista Paparazzi abrió su archivo y elaboró un racconto con las mejores de los últimos 14 años.

1. El precio de la fama

La rubia cuestionó a quienes la critican y dice que la usan para hacerse famosos.

Está visto que tengo una atracción para los problemas. Aprendí en los últimos cinco años, con todas las cosas que me pasaron, que el éxito tiene un peaje, mucho más en la Argentina, en el que hay gente que cree que hablando mal de mí va a conseguir más poder o más repercusión”, se quejó en el año 2001.

2. Su pasado como vedette y el maltrato

Junto a Moria Casán y Jorge Porcel en 1974 en La revista de oro.

Los humoristas no nos respetaban a las vedettes, nos menospreciaban. Jorge Porcel se me reía, no me tenía en cuenta”, reveló en 2005, tres décadas después de debutar con las plumas y el conchero con la obra de Gerardo Sofovich La revista de Oro, en la que compartió escenario con Moria Casán, Nélida Roca, Nelly Láinez y Porcel.

3. La “pendeja de mier…”

La conductora reconoció que fue muy rebelde durante su juventud.

Hasta casi los treinta años era una pendeja de mier… Hice sufrir mucho a mi madre. Después cambié y me uní mucho a ella. Ahora no la tengo y daría lo que sea por llamarla cada vez que termino el programa y sentir la voz que me dice: ‘Hola, Susanita’”, lamentó en 2004.

4. El affaire con Monzón

La pareja comenzó su relación en 1974 cuando grabaron “La Mary”. Él estaba casado y le mintió.

La diva conoció a Carlos Monzón en 1974, cuando protagonizó junto al boxeador la película La Mary. La pareja comenzó un apasionado romance en las filmaciones que tuvieron lugar en la Isla Maciel, pese a que el deportista todavía estaba casado con Mercedes, más conocida como “Pelusa”.

No sabía nada, había mucha pasión con Monzón. Filmábamos muchas horas, había mucha cama y bueno. Pero después le pedí disculpas a su mujer, yo no sabía que él estaba casado. Me había dicho que con Pelusa estaba todo terminado”, aclaró.

5. La presión del rating

Esto del minuto a minuto me parece que no es para nosotros, para los artistas. Es para la producción. No podés estar haciendo una nota fabulosa con el que mató a Kennedy y que te digan: ‘Esto no mide. Ahora va Nelson, el enano’”, analizó, aunque de inmediato lamentó: “Pobre, se murió Nelson”.

6. Su peor separación

Aunque tuvo muchos hombres en su vida, Susana siempre reconoció que la ruptura con Jorge “Corcho” Rodríguez fue la más penosa para ella. “Odio que me miren con cara de ‘Bueno, así es la vida’. Odio que me remuevan los recuerdos. Odio explicar cada vez que con Jorge nunca hablamos, al separarnos, de amor, ni de desamor. Odio insistir en lo mismo: la nuestra fue una historia que siempre creció y que no abrió heridas”.

7. El escándalo del Mercedes y el polémico consejo de Menem

La diva ingresó en agosto de 1991 al país un Mercedes-Benz 500 SEC a nombre de un discapacitado. Aunque la transacción fue realizada por un importador, la rubia quedó en el ojo de la tormenta luego de que el auto apareciera debajo de fardos de alfafa en su quinta de Pilar.

La diva mostraba el lujoso auto que terminó escondido bajo alfalfa en las portadas de la revistas.

“Estaba muy preocupada por ese tema, no sabía qué hacer. Lo compré de buena fe a un directivo de Celulosa, que también lo compró de buena fe y me pasó lo que me pasó. Estaba desesperada y, una vez después de terminar el programa, lo fui a ver a Menem a Olivos y le conté lo que me pasaba, que ni siquiera tenía tarjeta verde. Entonces me dijo: ‘Susanita, tiralo al río’. Lo llevé a una villa y lo dejé abierto, hasta dejé la llave puesta y no se lo llevaron. A los tres días lo tuve que ir a buscar”, reconoció.

La diva mantuvo buena relación con el por entonces presidente. Dijo que hasta le ofreció un cargo.

Luego de que la Justicia encontró el auto, la diva debió pagar 10 mil dólares de fianza para evitar las rejas. Y, aunque defendió su inocencia, sólo obtuvo el sobreseimiento luego de la prescripción de la causa en 1996.

8. Cheques, desamor y portazo

Otro escándalo salpicó a la diva en 2009, cuando la revista uruguaya Caras y Caretas la involucró en una estafa millonaria vinculada a la compra y venta de jugadores de fútbol. De hecho, la rubia debió presentarse ante los tribunales charrúas para declarar por dos cheques que habría falsificado su pareja de ese entonces, el empresario Jorge Rama.

Susana abandonó a Jorge Rama en 2009, luego del escándalo por los cheques falsos.

Le puse todo en una valija para que lo pasara a buscar. Por supuesto que lo eché yo a Jorge Rama. No me costó nada terminar la relación. Igual, si hubiera estado enamorada, lo habría dejado también porque no quiero drogones, ni borrachos”, se excusó en su momento, y sumó: “Si me robó, que vaya preso. El que esté involucrado deberá pagar”.

9. El amor después del amor

Susana ahora sólo quiere amor perruno: se cansó de los hombres.

Me gusta estar sola, con las plantas, con mis perros y con lo que me hace realmente feliz. A lo mejor me faltaría aprender a convivir con una pareja estable, que es en lo único que fallé. Y, aunque me hayan robado y estadado, cuantos más hombres me amen y yo ame, mejor”, reveló esperanzada.

10. El cambio

Semanas antes de las elecciones nacionales, Susana Giménez hizo público su apoyo incondicional a Mauricio Macri, presidente electo. “Somos amigos desde hace mucho, lo conozco de chico y confío absolutamente en él. Lo voto porque quiero un cambio”, anticipó en su momento.