Menu Big Bang! News
Show En el corazón de todos.

Emotivo recuerdo de los padres de Jorge Ibáñez a dos años de su muerte

El 14 de marzo se cumplió un nuevo aniversario de la inesperada partida del modisto. Sus padres, Mabel y Jorge, compartieron una entrevista íntima con Jorge Rial, donde contaron anécdotas inéditas de su hijo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Pasaron dos años desde su inexplicable e inesperada partida, pero aún sigue tan vivo como siempre en el recuerdo de los que lo conocieron y amaron. Jorge Ibáñez, el diseñador de moda, el mediático simpático, el amigo de sus clientas famosas… se puede decir mucho sobre él, pero nadie como sus padres para contar cómo era en realidad.

En una entrevista íntima y distendida con Jorge Rial en Intrusos, Mabel y Jorge, los padres del diseñador, compartieron algunos de los momentos únicos de su hijo que atesoran en su corazón. Desde su infancia, su primera comunión hasta su decisión de cambiar la medicina por la alta costura, nada quedó afuera en esta charla imperdible.

“Ya a los dos o tres años se comenzó a interesar por la moda. En realidad se interesaba por las telas. Siempre me pedía ir a la tienda de telas. ¡Le fascinaba! Cuando cumplió cinco o seis años le compramos la mesa de dibujo, y era increíbles las cosas que dibujaba: las modelos, todos los detalles… hasta la cartera dibujaba”, contó entusiasmada.

Cuando Jorge cumplió la comunión mostró uno de los primeros actos de “rebeldía fashion”: como cualquiera que haya pasado a recibir la ostia por primera vez, la indumentaria era zapatos negros, pantalón azul y camisa blanca.

“Mamá, yo no me voy a vestir así. No tomo la comunión”, le dijo el pequeño Ibáñez a su madre, que con tal de que no pierda el sacramento lo acompañó a buscar lo que quería. Lo llevé a una tienda que a él le gustaba mucho y se eligió una indumentaria todas de color natural.

“Cuando la monja lo vio primero no quería dejarlo tomar la comunión, pero después se arrepintió, le dio una flor y lo puso al frente de los más de 60 chicos que ese día recibían el sacramento. ¡Estaba hermoso! Yo estaba al lado del altar porque iba a hacer la lectura, y cuando me vio se emocionó tanto que comenzó a llorar a mares”, recordó su mamá.

“La virtud más grande de mi hijo fue el amor por su madre. Su madre era lo primero, lo más importante”, reconoció su padre, quien compartió en Intrusos el día que se enteró que el pequeño Jorge abandonaba medicina para dedicarse a la moda.

“Estudiaba medicina, pero creo que estudiaba porque quería quedar bien conmigo, aunque nunca jamás le dije nada. De pronto, un día desaparecen todos los libros de medicina de casa y comienzan a parecer modelos”, afirmó y agregó: “Nosotros no entendíamos nada. ¡Le iba bien en medicina, iba por tercer año! Pero un día me dijo que quería dejar y estudiar diseño de indumentaria.”, recalcó.