Menu Big Bang! News
En busca del gran ganador: cómo se libra la batalla final de GH

Show A sólo 48 horas

En busca del gran ganador: cómo se libra la batalla final de GH

Matías, Belén, Mariano y Francisco despliegan sus últimas armas para intentar quedarse con el premio del programa. Perfil de juego de cada uno de los chicos que quieren hacer historia en el reality. ¿Quién querés que gane? 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Cada uno de ellos esperan el apoyo del público para ganar. Entraron con ese interés y están a 48 horas de saber quién será el gran ganador de Gran Hermano. En un repaso por sus perfiles, BigBang te recuerda algunos momentos de los que pasaron en la casa y su estrategia de juego.

Mariano

Se considera mujeriego y desinhibido. Es obsesivo de la limpieza; metrosexual y se viste de una manera muy excéntrica. A la hora de presentarse al casting de Gran Hermano, con música de fondo y un discurso armado, Mariano Berón se presentó con un video donde cuenta sobre su infancia; su vínculo con la noche y hasta se anima a cuestionar al gobierno de turno.

Además en otro clip  se lo ve llegar con su auto descapotado además de lucirse en su casa con un saco animal print, al mejor estilo Ricardo Fort

Mariano siempre llamando la atención.

Mariano es empresario, tiene una empresa de servicios en Estados Unidos y revela que su fetiche es su ropa íntima además de mantener un look de vestimenta bastante particular. 

Lo que lo obsesiona es mantener una rutina de ejercicios para mantener su figura. Hace 17 años que todos los días realiza pesas y una serie de ejercicios. Tuvo de enemigo a Francisco, se amigó y se volvió a pelear. Asimismo, eligió irse de la casa para resolver sus problemas legales y luego por un repechaje volvió a ingresar al juego.  Comenzó una relación con Belén y un vínculo de lealtad con Matías.

Matías

Matías Schrank es el misionero que con la historia de no haber besado nunca a una mujer se mantuvo fuerte en juego y mantuvo un falso bajo perfil.  Lo comparan con Cristian Urrizaga, el último ganador del reality y fue el primero en usar la fulminante. Comenzó a organizar complots con distintos participantes de la casa y así llegó a la final.

Matías es el más chico de la casa y el que placas soportó.

 “Estoy esperando a la mujer indicada para ser romántico, mandarle flores, escribirle cartas y regalarle bombones”, fue la explicación que el joven de 19 años le dio a sus compañeros, luego de confesarles que jamás había mantenido relaciones sexuales. Y, con esa historia chiquita, Matías empezó a mostrar quién es y a conquistar el amor de los seguidores de la casa, siendo más hábil que el resto de los participantes.

Su falso perfil bajo, combinado con su rebeldía y bromas constantes, fue orientando su estrategia en el juego. Cuenta con un club de fans llamado Plagas Unidas y son las integrantes las que lo salvaron de las placas en las que estuvo nominado.

Matías sobresale por proponer un juego entretenido, sin lugares comunes, lejos del romance, el sexo y la agresión. Y el público se lo agradece. 

 

Matías cuenta con el apoyo de sus fans.

Su juego es silencioso, pero no pasa inadvertido. Divertida, con voz pausada y en modo sensual las 24 horas, la “tapada” de la casa se diferencia del resto de las pocas mujeres que quedan ¿Su objetivo principal? No ser protagonista de ningún conflicto y, si alguno aparece, posicionarse como la conciliadora del grupo.

Belén

La morocha fue la primera de las mujeres en pisar la casa y desea ser la que apague la luz. Su objetivo de ganar el juego se mantiene firme, pero escondido detrás de su lema de vida “que sea lo que tenga que ser”.

Se dijo que era transexual y ya su familia salió a desmentirlo.

Su juego es silencioso, pero no pasa inadvertido. Divertida, con voz pausada y en modo sensual las 24 horas, la “tapada” de la casa se diferencia del resto de las pocas mujeres que quedan ¿Su objetivo principal? No ser protagonista de ningún conflicto y, si alguno aparece, posicionarse como la conciliadora del grupo. Supo elevar la voz cuando debió enfrentar a Marian, o a Francisco o a Mariano.

A nivel estrategia, la morocha hizo un juego individual, Belén se refugia detrás de los jugadores más fuertes y sabe llevar y traer la información necesaria para tener un buen vínculo con todos los "hermanitos”. 

Coqueta como pocas, la morocha también tuvo tiempo para “enamorar” a un hermanito y mantiene un vínculo con Mariano, aunque todavía no concretaron por su propia negativa. Y, aunque ninguno de los dos sabe dónde terminará su amor cuando abandonen el reality, la alianza se mantiene placa a placa.

Súper sexy Belén al sol.

Oriunda de Ramos Mejía, trabaja como modelo desde hace varios años.  Además, en su presentación contó que es diseñadora y que estudia actuación. Pero eso no es todo. La joven tiene un pasado televisivo y fue una de las bellas azafatas del programa de Guido Kaczka. Sin conocerla, los hermanitos la tildaron de “tener pocas luces”, su despiste es parte de su personalidad.

Francisco

Francisco Delgado entró al reality debido a que estaba en el ojo de la tormenta. Se habló sobre él sobre la posibilidad de que sea el padre del hijo de Gisela Bernal y aceptó entrar a la casa para contar su verdad. Con 30 años es padre de Helena y una vez fuera de la casa confirmará la segunda parternidad. Hizo de todo en el juego y salió en varias oportunidades por el nacimiento de su hija, por decisión propia y siempre el público apoyó su regreso. 

Francisco indomable a la hora de discutir. 

En el juego se alió con distintos participantes pero siempre se cuidó a la hora de confiar. Se enfrentó a Mariano y cada uno era líder de los bandos que se armaron en el juego. Ahora reza por ser el ganador total y comenzar una nueva vida.

 

 

¿Quién creés que será el ganador de Gran Hermano?