Menu Big Bang! News
Show Duro momento

Flor de la V, en quiebra: "Me arruinaron, me quedé sin nada"

Mediante un duro descargo, la actriz confesó que no está pasando por su mejor momento personal. Luego de que su ex socio la estafara con un proyecto, la productora confirmó: “Ahora estoy trabajosamente procurando salir de la situación que estuvo a punto de asfixiarme”. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Florencia de la V está en un mal momento. En su columna semanal de la revista Paparazzi, la ex participante del Bailando por un Sueño supo plasmar todo el dolor que está sintiendo desde que fue estafada en el 2014 por su ex socio, Gonzalo Fariña, con quien compró el teatro Melos de Carlos Paz, Córdoba, en julio del 2010.

El teatro de Carlos Paz, Córdoba, que compró junto a su ex socio.

Debido a este incidente con su ex socio, la actriz está pasando por un duro momento económico que la obligó a vender el departamento donde vivía y achicar gastos.

Florencia confesó que está pasando por un mal momento económico.

Dentro de su descargo, la comediante explicó cómo sucedió todo: “Por si acaso y porque ustedes se merecen mi versión de las cosas, les cuento que efectivamente la pasé muy mal, y estoy trabajosamente procurando salir de la situación que estuvo a punto de asfixiarme (literal y metafóricamente)”.

La productora teatral trata de olvidarse del mal momento que está pasando.

Y continuó: “A mí me pasó algo espantoso que no se lo deseo a nadie. Tenía una productora exitosa que había podido poner en pie después de años de carrera, que estaba trabajando maravillosamente, y de la noche a la mañana, me quedé sin nada. No es una frase: me quedé sin nada, ni una lapicera pude sacar de aquella iniciativa que era mi sostén económico y artístico: mi amado teatro Melos”.

La actriz junto a Pablo Goycochea, su pareja, y sus hijos Paul (4) e Isabella (4).

A la hora de detallar la situación escribió: “2014 fue un año terrible; fui perjudicada económicamente por gente en la que confiaba, que me esquilmó cada peso que gané con mi trabajo. En ese contexto dramático, se fue mi hermano del alma, Jorge Ibáñez, y mi cielo se ensombreció aún más”.

“En medio de ese oscuro panorama me anclé a un programa de Telefe, por medio de Tomás Yankelevich, que me prometió (Fiesta en la cocina) y que nunca se hizo. A partir de allí todo fue cuesta abajo; noches de insomnio, días de incertidumbre, todo multiplicado por la responsabilidad de ser madre y no saber qué futuro les deparaba a mis hijos”, escribió.

El teatro de la polémica. Está en Carlos Paz.

Luego confesó lo que siente cuando se habla de su problema en los medios: “Lo primero que quiero decir al respecto es que me da una mezcla de bronca y tristeza que se tomen los problemas económicos de alguien como casi un motivo de alegría morbosa. Yo hace años que estoy en el ambiente y, como tantas veces he dicho, conozco las reglas del juego”. Con estas sentidas palabras comenzó el descargo la comediante”.

Para finalizar dejó un mensaje que demuestra su gran fuerza de voluntad: “Hoy puedo decir que estoy mejor, luchando por recuperar mi teatro, saliendo adelante de a poco. Tengo trabajo, voy a ir a mi amada Carlos Paz con una gran comedia, como Enredados, y formo parte de una obra de excelencia artística, como El gran final”.

El teatro de Carlos Paz

La actriz junto con su socio compraron el teatro Melos en julio del 2010. Luego de pasar muy buenas temporadas de verano dentro de él, llegó lo peor: Gonzalo Fariña la estafó y se quedó con todas sus pertenencias

Con el objetivo de no perder su teatro, la conductora de TV optó por dejar el lugar cerrado durante dos años: “Mi problema financiero tiene que ver con el litigio que tengo con mi exsocio. Nunca quise hablar del tema porque no me quiero victimizar. Me arruinaron, hace dos años que no paro de pagar abogados para tratar de no perder lo único que tengo en la vida: mi teatro. Hace dos años que lo tengo cerrado por esta situación”.

En diálogo con Ciudad, la ex conductora de “La Peluq” también descargó su furia: “Me cagaron la vida, y yo salgo a trabajar todos los días para darle de comer a mis hijos. Ellos son lo que más me importa”.