Menu Big Bang! News
Show Sin pudores

Gran Hermano: tres meses de encierro, tres meses de desnudos

Parece que los hermanitos se tomaron muy en serio la idea de mostrarse tal cual son. Los concursantes cumplen hoy el día 90 dentro del rality y BigBang lo celebra con un racconto de sus mejores apariciones nudistas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los participantes ingresan a la casa de Gran Hermano sólo con una pequeña valija con rueditas. Pero, en esta edición, parece que muchos la trajeron casi vacía y es por eso que, en menos de 48 horas, la última camada de hermanitos se convirtió sin dudas en la más liberal de todas. 

Pasaron ya tres meses desde su ingreso al reality y en estos 90 días se los pudo ver cambiándose, durmiendo mucho y andando por los pasillos… como llegaron al mundo. El público, atento a los arranques nudistas de los concursantes, celebra todas y cada una de sus apariciones.

 

La casa no sólo desnuda la vida íntima de los jugadores, sino que también los expone en su totalidad. Y la ducha fue, en las nueve ediciones del reality, una pieza clave. Los primeros hermanitos solían usar trajes de baño o ropa suelta para cubrirse, pero en el juego actual los varones no se cubrieron en ningún momento.

María Paz es de las que más veces se la vió en topless, casi al nivel del Marian. La morocha se cambiaba varias veces en el día, muy pendiente de su imagen y sus lolas fueron protagonistas de los elogios de sus seguidores.

Al comienzo del juego, el clima ayudaba para ir a la pileta y el momento de lookearse para lucirse en las reposeras era el más esperado por la platea masculina. Marian rompió el hielo a puro desnudo y otras, claro, la imitaron.

El “baile del cangrejo” de Francisco es, sin duda, uno de los momentos memorables de estos tres meses de convivencia. Como fue el primero en estar en placa con Nadia, el rubio prometió mostrar sus “dotes” en la danza si no era eliminado y cumplió.

Y a la hora del sexo pasa lo mismo. Marian y Brian ya lo hacen sin cubrirse con las sábanas, casi como si les gustara ser vistos. Incluso, generando material para que en las redes sociales se difundan recopilaciones de sus encuentros amorosos.

Marian y Brian son la pareja sin pudores