Menu Big Bang! News
Show Ante su gente

Indio Solari: “Tengo un Parkinson que me está pisando los talones”

El ex líder de Los Redondos confirmó sobre el escenario en su show en Tandil que la enfermedad que sufre es “Mal de Parkinson”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ante más de 160 mil personas que se acercaron a Tandil para asistir a ese fenómeno contemporáneo llamado “Misa Ricotera”, Carlos Indio Solari, el Sumo Pontífice de este ritual pagano y roquero anunció lo que ninguno de sus fanáticos deseaba alguna vez escuchar: que sufre Mal de Parkinson.

El Indio, en Tandil, donde anunció que sufre Mal de Parkinson.

El cantante de 67 años hizo el anuncio a su manera, sobre el escenario del Hipódromo de Tandil, y ante su gente. “Veo que en internet está circulando con mucha fuerza la versión de que estoy muy enfermo y es verdad. Tengo un Parkinson que me está pisando los talo­nes pero les aseguro que no me voy a bajar tan fácil de un escenario”, lanzó en el comienzo del show de su banda, Los fundamentalistas del aire acondicionado, que arrancaron puntuales a las nueve de la noche.

El ex líder de Los Redondos le dijo a su gente que sufre Parkinson.

Una noticia que esperaba su confirmación

Las palabras de Indio en Tandil fueron el epílogo donde simplemente se le puso nombre propio a su situación descripta por él mismo hace unos meses. En junio del año pasado, en una entrevista realizada por Mario Pergolini en FM Vorterix, Solari había dicho: “Tengo una enfermedad que hay que tener en cuenta”.

Indio Solari, en escena

El cantante, que hacía tres años que no hablaba con la prensa, prosiguió: “Tengo una enfermedad malvada, hay algo jodido que anda ahí, jodiendo en el cerebro”, afirmó e inmediatamente agregó con sorna: “No es sida ni cáncer”.

En escena, el indio cautivó multitudes.

“Hay dolor, y el dolor me rompe las pelotas. Hay días que me quiero matar y hay días que ni se nota. Hay dolor, hay malhumor...Es la vida. Y esto es una cagada: he visto sufrir a la gente de una manera inmerecida. No tengo miedo. La curiosidad es más grande que el miedo”, había finalizado en esa ocasión.

¿Qué es el Mal de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo crónico que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva. No se saben las causas que provocan la enfermedad ni tampoco se sabe cómo se cura.

Uno de los síntomas más frecuentes es el temblor, que consiste en una especie de agitación que aparece cuando el paciente está en reposo pero que disminuye cuando el paciente está realizando alguna actividad o durante el sueño. Entre las manifestaciones motoras también está la pérdida de equilibrio, la lentitud en el movimiento y rigidez muscular. Como se trata de un trastorno progresivo los síntomas empeoran gradualmente con el tiempo.

Además, los pacientes con Parkinson también pueden sufrir trastornos cognitivos, como la depresión. También se pueden manifestar alteraciones del sueño, de la memoria, del apetito, del interés en la vida social o sexual, pérdida de energía o motivación para ciertas cosas y un concepto negativo de sí mismo. La ansiedad aparece ante cualquier situación estresante, por no poder realizar las tareas cotidianas. Esto puede provocar mayor inestabilidad, dificultad para respirar y sudoración excesiva.

Vivir (y morir) con Parkinson

Posiblemente, el más famoso con Mal de Parkinson a nivel mundial sea Michael J. Fox: el actor de Volver al futuro fue diagnosticado en 1991 y nueve años más tarde se vio obligado a retirarse de la actuación. Otro que lucha contra la enfermedad es Mohammed Alí, considerado por muchos como el más grande del boxeo.

El actor Robin Williams, que se suicidó en 2014, también fue víctima del Parkinson. La noticia se conoció luego de su fallecimiento, y fue confirmada por su mujer. 

La actriz británica Helen Mirren, el músico Ozzy Osbourne y el boxeador Manny Pacquiao revelaron que fueron diagnosticados con la enfermedad y que luchan por buscar una cura o conseguir el origen de la degeneración muscular.

El artista Salvador Dalí, El Papa Juan Pablo II y el entrañable Berugo Carámbula fueron algunas de las víctimas que se cobró la enfermedad en los últimos años.