Menu Big Bang! News
Show no se podía levantar

La caída del legendario bajista de Kiss en pleno recital

Gene Simmons perdió el equilibrio y sufrió un duro golpe en medio del show que estaba llevando a cabo la banda en Estados Unidos. El músico debió ser auxiliado por un ayudante para poder reincorporarse y continuar con el concierto. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los años pasan para todos y eso lo sabe bien el bajista de la mítica banda estadounidense Kiss, Gene Simmons. Igualmente, el músico de 66 años está impecable y el paso del tiempo no logra verse bajo su maquillaje facial y su extravagante traje.

Sin embargo, cuando a cierta edad se sufre una caída es difícil levantarse. Eso mismo le ocurrió a Simmons, quien junto al resto de sus compañeros estaba llevando a cabo un espectáculo en Bozeman, Montana, Estados Unidos, donde incluyeron el famoso tema "Rock and roll all night".

Gene Simmons, el histórico bajista de Kiss. 

Fue precisamente durante ese tema cuando el músico israelí protagonizó un divertido pero peligroso blooper. El histórico bajista de Kiss decidió retroceder en sus pasos sobre en el escenario y se tropezó con el micrófono que se encontraba a su lado.

Momento en el que Simmons pierde el equilibrio. 

El peso de la guitarra, sumado al exuberante traje característico del grupo estadounidense, le impedía a Simmons volver a levantarse. Fue por esta razón que rápidamente un ayudante del grupo ingresó y, luego de varios intentos, ayudó al músico a reincorporarse. Mientras tanto, sus compañeros siguieron con el recital como si nada hubiese ocurrido.

El recuerdo de Madonna en los Brit Awards

El 25 de febrero del año pasado, la reina del pop sufrió una terrible caída mientras cantaba en la ceremonia de una entrega de premios. Si bien el desliz se debió a una descoordinación entre Madonna y sus bailarines, la cantante culpó a la firma Armani, encargada de hacer su vestuario, en aquella ocasión.

Madonna, momentos antes de caer.

La caída sucedió mientras Madonna interpretaba la canción "Living For Love" en los Brit Awards. La reina del pop llevó al escenario la misma estética derivada de la tauromaquia, y en el escenario ella interpretó a una torera mientras que sus bailarines representaban ser los toros.