Menu Big Bang! News
Show UNA HISTORIA DE AMOR

La confesión de Mickey Rourke: "Mi perro evitó que me pegue un tiro"

El actor recordó que en un momento tenía el arma apoyada en su cabeza, y al ver los ojos tristes de su mascota que lo miraban desistió de suicidarse. Rourke, un duro, tiene especial debilidad por los canes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hay un viejo refrán que reza que “el perro es el mejor amigo del hombre”, y vaya si puede dar fe de ello Mickey Rourke, quien confesó que su mascota lo salvó de terminar con su vida.

Rourke tuvo problemas con la ley y las drogas. Se repuso.

“Me estaba haciendo daño y un día me senté en el armario. No podía soportarlo más y tomé una pistola. Estaba pasando por un momento muy difícil”, explicó en el documental Eating Happiness.

El protagonista de Iron Man 2 expresó que se encontraba en la dura decisión de elegir “en qué parte de la cabeza” colocar la pistola cuando llegó su salvación, acaso como menos se la hubiera imaginado. 

“Mi perro, Beau Jack, me miró sollozando y con sus ojos me dijo ¿quién va a cuidar de mí? Eso provocó que bajara el arma pero estaba listo para irme", confesó. 

El actor reveló en el documental que le costó muchísimo “salir de sus adicciones”, pero que lo logró gracias a sus fieles compañeros. "Me llevo mejor con los perros que con la gente", concluyó el artista. 

El actor se lleva mejor con los perros que con la gente.

Rourke mantiene una especial relación con sus mascotas, a tal punto que cuando recibió el Globo de Oro al mejor actor por su papel en “El luchador”, tuvo unas palabras de agradecimiento para ellos

"A veces, cuando un hombre está solo, todo lo que tiene es a su perro. Significan mucho para mí. Mis perros son todo lo que vale la pena en la vida. Ellos estaban allí cuando no había nadie más”, expresó emocionado. 

En su día más triste, intentó reanimar a Beau Jack haciéndole respiración boca a boca durante 45 minutos cuando su “salvador" murió de un infarto hace 15 años.