Menu Big Bang! News
Show Batacazo en la casa

La estrategia de Marian: plata, sexo, romance y traición

La hermanita ya resignó 90 mil pesos del premio final por sus constantes bromas e infracciones reglamentarias. El objetivo de la llamada “chica country”: pisar más fuerte, dejar su huella y permanecer en los medios.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Marian Farjat ingresó a la casa de Gran Hermano y, al menos durante los primeros días, pasó inadvertida. Rubia, fogosa e irreverente, la hermanita más hot del reality comenzó a levantar su perfil a fuerza de poco cuidados desnudos y confesiones sexuales. La “chica del country” llegó a las instancias finales y pisa fuerte para la final. ¿Cómo lo logró? BigBang te recuerda todos sus pasos por la casa.

La rubia tardó sólo 28 horas en tener sexo dentro de la casa. Luego siguió su raid sensual con Brian.

El primer batacazo de Marian llegó 28 horas después del inicio del certamen. Tranquila, pero siempre consciente del juego televisivo, la joven de 21 años sorprendió e inauguró las camas de la nueva casa. ¿Con quién fue? Nicolás, el boxeador de Santiago del Estero.

Sorprendidos por la soltura con la que la rubia trató la situación, la participante más polémica no dudó en condimentar su juego y prometió: “Lo único que voy a decir es que esto recién empieza”. Y, claro, cumplió con creces.

“Lo único que voy a decir es que esto recién empieza

Del sexo casual al, ¿romance?

La relación con Brian duró cerca de tres meses. Culminó con la expulsión del chico de La Tablada.

Dos semanas después de su arrumaco con el boxeador, Marian volvió al ruedo pero, esta vez, se la jugó “por amor”. El coqueteo con Brian, por entonces uno de los jugadores con mayor proyección en el afuera, se potenció en cuestión de segundos.

Las diferencias sociales de los participantes abrieron el debate, en especial entre sus propias familias, quienes de inmediato cuestionaron la relación. Desde la casa y sin saber qué sucedía afuera, la rubia resistió: “No sé qué me dirían mis viejos. No me importa. Siempre me acompañó, estoy tranquila porque él me tranquiliza”.

“No sé qué me dirían mis viejos. No me importa. Siempre me acompañó, estoy tranquila porque él me tranquiliza

Agresión, escándalo y timonazo

A principios de julio, días antes de celebrar su tercer “mesaniversario”, la pareja protagonizó un primer escándalo de violencia que tuvo poca trascendencia: una pelea, gritos y una leve palmada en la cara de Marian que dejó el juego de Brian en offside.

La reconciliación, claro, no tardó en llegar y una vez más la pareja mostró toda su pasión debajo de las sábanas. Pero la paz duró sólo tres semanas: un sábado, después de la fiesta, Brian volvió a levantar su mano y, en esa oportunidad, fue expulsado del reality.

De la hermanita hot a la escatológica

La salida del ahora cantante tropical marcó un antes y un después en el juego de la rubia. La alejó de las sábanas y la acercó a las bromas, pero pesadas. La primera víctima de sus “jocosidades” fue Romina, quien encontró un plato con materia fecal debajo de su cama.

La reacción no se hizo esperar y las hermanitas terminaron agarrándose de los pelos. “¿Tan sucia puede ser esta piba?”, se quejó la víctima. Y todo explotó.

El objetivo Delgado

El siguiente objetivo de la rubia fue sacar de eje a Francisco Delgado, quien por ese entonces ya pisaba fuerte dentro y fuera de la casa. Después de que la casa entrara en crisis por la suciedad imperante en el ambiente, Eloy se indignó, abrió el juego y le mojó toda la ropa a Camila. Marian, claro, no perdió su oportunidad.

¿Qué hizo la hermanita? Indignada por la falta de colaboración, la rubia le reventó un huevo en la cabeza a Francisco, quien a su vez le revoleó uno de sus zapatos a la casa vecina. “Voy a hablar con la producción, te pueden sancionar por lo que hiciste”, amenazó pero, claro, prefirió utilizar la carta de la chicana y redobló la apuesta: le escupió la almohada al padre de Helenita.

El regreso del sexo, con su ex cuñado

El ingreso de Eloy, el hermano de Brian, reactivó el deseo de Marian. Consciente de que su vínculo con el ahora cantante tropical se había debilitado tras su expulsión, la rubia se animó y beso a su excuñado. Pero el “chape” duró sólo diez segundos, fue delante de todos y no pasó a mayores.

Última broma: el fin de la fiesta

En placa, al igual que casi todos sus compañeros, la rubia dio el batacazo el sábado por la madrugada con una broma que hizo enardecer al resto de los hermanitos. Alcoholizada y aburrida, Marian decidió activar uno de los matafuegos del SUM y apuntó contra todos los concursantes.

Bueno, se cag… la fiesta”, denunció con bronca Francisco, después de que la producción apagara la música. “Nos querés matar ahí adentro”, retrucó Mariano, quien luego sentenció: “Esto pasa porque está en pedo y sabe que se va a ir”.