Menu Big Bang! News
Show Enfrentados

La guerra por Lotocki: ¿Quiénes lo defienden y quiénes lo odian?

Las denuncias contra el polémico médico dividieron las aguas. ¿Quién está de cada lado de la grieta?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Odiado y amado, Aníbal Lotocki no acepta términos medios: las denuncias por mala praxis que pesan en su contra dividieron las aguas de la farándula y mientras algunos no pueden ni verlo ni en figurita, varios lo defienden y ponen las manos en el fuego por él.

Los que están en su contra

Silvina Luna: en octubre de 2011 denunció a Lotocki por mala praxis. Contó que sufrió una serie de inconvenientes severos en su salud, y que debió someterse a un tratamiento para poder sanar su riñón gravemente afectado. Le colocó metacrilato no sólo en los glúteos sino también en los músculos de las piernas. Se le practicó una liposucción y la grasa extraída se la mezcló con metacrilato.

Pamela Sosa: la ex pareja del polémico doctor es la última víctima que saltó a la luz. Afirma que Lotocki le puso metacrilato en la cola y en las piernas, y que por culpa de esa cirugía ahora se le desarrolló una diabetes autoinmune.

La pierna de Pamela Sosa, con uno de los granulomas que le salieron en el cuerpo

Gabriela Trenchi: La mejor amiga de Claudia Ciardone fue diagnosticada con el síndrome de Guillain-Barré y tuvo un serio riesgo de vida, luego de someterse a una serie de cirugías estéticas en abdomen, caderas, pelvis y cola con el doctor Aníbal Lotocki, en agosto de 2015.

Stefy  y Vicky Xipolitakis: la griega contó que se sometió a una operación en sus glúteos, pero que luego de la intervención, sufrió mucho dolor: "El segundo día de la operación, yo sentí que me moría, estaba muy descompensada, sin fuerzas en mi cama. Un malestar, era algo fuertísimo”. Por suparte, la novia del camporista José Ottavis denunció que Lotocki le pudo metacrilato en la cola. Luego de escuchar el testimonio de Silvina Luna, afirmó estar asustada.

Andrea Ghidone: en 2014, la vedette uruguaya dijo que iba a demandar a Aníbal Lotocki por una mala praxis en sus ojos. "Conmigo, gracias a Dios tuvo arreglo, no fue demasiado importante. Yo creí que estaba con un cirujano plástico, y él no lo era", dijo en una nota con Intrusos.

Virginia Gallardo: la rubia también se sometió a una intervención en sus glúteos, pero el resultado no la conformó ni un poco: “Cuando yo fui a verlo le dije que quería un retoquecito y terminé con dos pelotas de básquet. Tengo que limpiar de mi cuerpo sustancias tóxicas que recibí al operarme con Lotocki”.

 

Los que lo defienden

Mónica Farro: la uruguaya es la principal defensora del polémico esteticista, pero además también atacó a Silvina Luna cuando denunció a Lotocki. Afirmó que los problemas de salud de la modelo son por su culpa. “Te digo que no hay una del ambiente que no haya pasado por las manos de él. Hay tres o cuatro que hablan mal de él pero ¿y las otras 1500?”, afirmó en 2014.

Magalí Mora: la ex chica Fariña también salió con los tapones de punta cuando Luna hizo su denuncia por mala praxis. Amiga de Lotocki,  afirmó que la movida mediática de Silvina fue una maniobra para "ensuciarlo".

Oriana Junco: Aníbal Lotocki fue el gran responsable de la transformación de Oggi a Oriana. Cuando la ex del cirujano, Pamela Sosa, denunció esta semana sus problemas de salud, la mediática la acusó de querer extorsionar al polémico doctor.

Verónica Ojeda: En 2014 pasó por las manos de Lotocki. Apareció con el médico en Intrusos para contar en detalles la operación. Inclusive Lotocki fue uno de los invitados al cumpleaños de la ex de Diego Maradona.

Fran Mariano: el mediático, que saltó a la fama por ser el fan de Graciela Alfano, es un verdadero adicto al bisturí. Se operó 17 veces, según él, para parecerse cada vez más a Ricky Martin. Todas las intervenciones se las realizó con Lotocki, en quien confía plenamente.

Agustina Brisel: la transexual también es otra de las habitués al consultorio de Lotocki. Lo defendió en innumerables ocasiones y agradeció en varias oportunidades los servicios prestados por el médico.

Lo concreto es que las denuncias no paran y la grieta va en aumento.