Menu Big Bang! News
Show Con condiciones

Las insólitas exigencias de Luciana Salazar a Martín Redrado

La modelo reveló detalles de la intimidad de la pareja y, además, protagonizó un blooper de diván: comparó al economista con su padre.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Luciana Salazar visitó el programa televisivo Corazones ardientes y habló sobre su vida amorosa. La participante del Bailando por un Sueño, que habría vuelto a juntarse sentimentalmente con Redrado, hizo declaraciones que dejó a más de uno con la boca abierta. Para diván.

La rubia visitó el ciclo “Corazones ardiantes” y reveló detalles de su intimidad con Martín Redrado.

A la hora de consultarle sobre qué le atrae de los hombres, y en particular del economista, la modelo no dudó en compararlo con su papá: “Creo tener un poco de complejo de Electra. A Martín le veo cosas muy parecidas a mi papá, como la frente o los ojos”.

La modelo confesó, además, que el economista tiene varias cosas parecidas a su papá.

Pero no sólo habló de su hombre ideal, la bailarina también reveló dos insólitos pedidos que le hizo a Redrado en su primera cita: un celular para mantener conversaciones más seguras y que una amiga esté presente en ese primer encuentro. “Después de que Martín le pidió mi teléfono a una amiga, me mandó un mensaje de texto y le dije: 'No, no, no. Comprate un teléfono con chat privado porque a mí me da miedo. ¡Y se fue a comprar el teléfono por mí!”, reconoció enamorada.

La pareja blanqueó su reconciliación hace sólo dos semanas, pero no quiere ponerle un “título oficial”.

“Empezamos a chatear y un día me pone: '¿Vamos a cenar?'. Le pregunté si estaba loco, porque al otro día íbamos a salir en todas las revistas. 'Toda la vida cuidé mi vida privada, ni te conozco', le decía. Me dijo si quería ir a la casa, pero le dije que quería ir con alguien, porque no me gusta ir sola. Llamamos a mi amiga, la que nos hizo la gamba, se quedó un rato y después se fue. Nos quedamos en la casa de él y charlamos toda la noche. Todo divino, me cayó bárbaro”, cerró.