Menu Big Bang! News
Show Desgarrador testimonio

Las últimas horas de Robin Williams antes del suicidio

A un año de su muerte, la viuda del actor de Hollywood reveló que sufría una enfermedad neurodegenerativa y dio detalles de las últimas horas antes del suicidio. “La última vez que lo vi me dijo que me amaba”, recordó Susan Schneider.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Millones de fans, familiares y amigos lloraron desconsoladamente su muerte. La noticia del suicidio de Robin Williams causó conmoción y misterio. Un año después de la tragedia, Susan Schneider, su última esposa, reveló el motivo por el cuál el actor tomó esa decisión: “No fue la depresión la que mató a Robin, fue una enfermedad”.

La viuda de Williams reveló que el actor padecía DCL, una enfermedad neurodegenerativa.

“No fue la depresión la que mató a Robin, fue una enfermedad. Él sabía que estaba perdiendo el juicio

Las últimas horas del actor fueron, según su mujer, misteriosas. “Yo estaba en la cama y él vino a la habitación un par de veces. Me dijo: 'Buenas noches, mi amor', y se marchó con su iPad. Parecía que tenía algo que hacer y pensé: 'Esto significa que está mejorando'. Fue la última vez que lo vi”, recordó en diálogo con la revista People.

“Pasé este último año tratando de encontrar qué fue lo que 'mató' a Robin”, dice Schneider.

Además, la mujer reveló que Williams padecía DCL, una enfermedad neurodegenerativa que causa cambios de ánimo, alucinaciones y deterioro en la función motora. “Era consciente de que estaba perdiendo el juicio. No había nada que se pudiera hacer al respecto. La enfermedad era más rápida y más grande que nosotros. El final era, de igual manera, la muerte”, reconoció.

“Robin padecía DCL, una enfermedad neurodegenerativa

“He pasado este último año tratando de encontrar qué fue lo que 'mató' a Robin, entender lo que estábamos luchando  lo que fuimos en los combates trincheras. Hasta que uno de sus médicos me dijo: ‘Él era muy conscicente de que estaba perdiendo el juicio y no había nada que pudiera hacer al respecto’”, reveló la viuda.

“Tuvo ataques de ansiedad que lo paralizaban. Una vez calculó mal al cerrar una puerta y acabó con la cabeza ensangrentada y con rigidez muscular. Era incapaz de decir qué le había pasado. Sin embargo, su equipo de médicos no pudieron identificar qué le pasaba hasta que le realizaron la autopsia”, agregó.

Susan Schneider fue su tercer esposa. Hoy se disputa su fortuna con los hijos del actor.