Menu Big Bang! News
Show Perdió la pulseada

Libertad de expresión: le negaron un “bozal legal” al polémico Dr. Lotocki

El juez Eduardo Caruso rechazó una medida cautelar pedida por el médico cirujano para prohibirle a Jorge Rial, Fabián Doman y a tres canales de televisión hacer cualquier tipo de juicios de valor con respecto a su persona.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Aníbal Lotocki, “el cirujano de las estrellas”, fue acusado en los últimos meses de mala praxis, entre otras cosas. ¿El detonante? La demanda que le realizó Gabriela Trenchi luego de que una cirugía estética le dejara graves secuelas físicas, como parálisis y casi la perdida total en la visión de uno de sus ojos.

Por este motivo, el polémico cirujano estuvo en la boca de varios programas de la televisión argentina, entre los que se destacaron Intrusos, por canal América, y Nosotros a la mañana, por El Trece. 

Esto llevó a Lotocki a elevar una “medida cautelar autosatisfactiva” contra los periodistas Jorge Rial, Fabián Doman y tres canales de televisión para que se abstengan, entre otras cuestiones, de hacer juicios de valor con respecto a su persona.

El cirujano había pedido en el escrito “que se abstengan de difundir, exhibir, reproducir, hacer referencia y/o facilitar el medio o su programación a terceros para hacerlo tanto como figura invitada o panelista -lo sea en su carácter de periodista o no- o a través de cualquier medio gráfico, radial o televisivo, páginas web y redes sociales, información falsas y/o expresiones peyorativas, descalificativas, injuriantes, falsas, burlonas, o juicios de valor respecto de su persona”.

La medida fue rechazada este jueves por el juez Eduardo Caruso, titular del Juzgado Nacional en lo Civil N° 32.

Lotocki, en el ojo de la tormenta.

Ante esto, el magistrado evaluó el caso y sostuvo que “lo que se pretende en la pieza a despacho, no es ni más ni menos que obtener el famoso bozal legal, muy mencionado últimamente en los foros judiciales, y que ha resultado viable y muy atendible para ciertos casos cuando –por ejemplo-, están en juego situaciones relativas a menores de edad” y afirmó que “este no es el caso”.

“Diversos institutos, que se encuentran íntimamente relacionados, se estarían cercenando de hacer lugar a la medida solicitada: la libertad de prensa, libertad de expresión, y con ello abriéndole la puerta a la censura previa”, expresó Caruso.

Por tal motivo, el juez manifestó “que la medida solicitada no puede tener andamiaje en la forma planteada” y que, en todo caso, podrá el eventual damnificado “entablar las acciones resarcitorias correspondientes”, siempre y cuando se vea “dañado o comprometido su nombre honor o condición profesional”.

Claudia Ciardone y Gabriela Trenchi en el piso de Intrusos.

“Merece la pena dejar sentado que tanto el honor, como la intimidad y otros derechos inherentes a la persona no admiten como regla protección judicial preventiva, sino remedios reparatorios” reflejó Caruso y sentenció: “De admitirse, se trataría de censura previa y se afectaría gravemente la garantía constitucional de la libertad de expresión, por lo que debe reconocerse aun cuando su ejercicio provoque, choque o inquiete”.

El médico cirujano fue acusado de mala praxis por Silvina Luna y Claudia Ciardone. Gabriela Trenchi, dueña de la casa de ropa en Ramos Mejía, se realizó una intervención con Lotocki que le provocó graves problemas de salud que la pusieron al borde de la muerte. Hasta debieron coserle uno de sus ojos, paralizado, para que pudiera dormir.