Menu Big Bang! News
Show Democratización cultural

Los Redondos arreglan con las plataformas de streaming y su música estará on line

Hace un año la banda retiró su material de las redes, dado que se había subido de manera no oficial. Hoy  ya no pueden resistirse a esta nueva forma en que sus seguidores eligen escuchar música.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Casi ningún artista puede resistirse ya a estar en las plataformas de streaming, ni siquiera grandes bastiones de la música independiente como lo fueron Patricio Rey y los Redonditos de Ricota.

Los redondos
Hace un año, la banda había pedido que retire su música, subida de forma ilegal.

Tras casi un año de que su música desapareciera, por pedido expreso de la banda, de los sitios de música on line, el próximo 28 de julio, sus acordes sonarán nuevamente.

La banda le pidió a la compañía que levantara su música de estos sitios. Como tantas otras que se resistían a este tipo de distribución de música, su reclamo era en contra de un sistema que beneficia a los sellos y no a los artistas.

Esta nueva posibilidad de volver a escuchar a Los Redondos, surge de la intervención de The Orchard, la distribuidora digital de música independiente, subsidiaria de Sony, que pondrá a disposición la discografía completa de la banda.

Spotify
Los once discos de Los Redondos estarán disponibles en todas las plataformas.

Así es que desde Apple Music, Claro Música, Deezer, Google Play, iTunes, Napster, Spotify y Tidal, entre otros, los ricoteros podrán acceder a la misma gratuitamente. De la misma manera, podrán descargar la música a sus dispositivos móviles.

Spotify
The Beatles también volvieron a Spotify.

Pero si de resistencia se trata, The Beatles fue otra de la bandas que también demoró en "democratizar su música". En 2015 y cinco años después de unirse a Itunes Music, los cuatro de Liverpool cedieron trece álbumes remasterizados y cuatro recopilatorios a nueve plataformas de música en línea como Spotify, Apple Music y Google Play, entre otras.

La resistencia venía de parte de quienes manejan su catálogo, ya que no querían "disminuir posibles ventas de reediciones o recopilatorios al ser un catálogo muy lucrativo".