Menu Big Bang! News
Show Guerra

Maldito tú eres: todas contra el niño terrible, Fede "Carmencito" Bal

Fuego “amigo” y ataques de terceros. El hijo de Carmen Barbieri está peleado con su mamá, recibió agresiones de parte de Marcelo Polino y Moria Casán le inventó un nuevo apodo. Cruces tuiteros, amenazas de renuncia, problemas familiares y hasta su abuela lo critica. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Federico Bal no la está pasando bien. Está beligerante y a la vez paciente. Recibe agresiones y gastadas tanto por sus performances en “Bailando por un sueño” como por su comportamiento fuera de las pistas. Llegaron a ponerle un apodo nuevo, ”Carmencito”, que no le gusta nada. Y su madre salió a criticarlo ante las cámaras de televisión. Hasta su abuela lo insultó: le dijo que había nacido por el agujero equivocado. Poco sutil, la nona.

“Sinvergüenza”, “Mentiroso”, “Mal hijo”, “Le dije que no lo parieron por donde corresponde, si no por el otro lado, por el tuje”. Pero el derrotero del hijo de Carmen Barbieri y Santiago Bal no comenzó con el exaltado audio de la nona Anita.

Todo comenzó cuando la madre de Fede renunció al “Bailando”. Al programa siguiente, el joven se presentó al certamen a dar explicaciones por su mamá. Allí reconoció que estaban en un mal momento en la relación y que estaban peleados. Esto no le cayó nada bien a “La Leona”. 

Una vez que Fede Bal terminó de bailar Acquadance tuvo un áspero cruce con el jurado, sobre todo con Marcelo Polino y Moria Casán. La polémica se generó por la rotación de su ex novia en los programas de la tarde.

El chico quiso aclarar algunos asuntos y se cruzó con algunos integrantes del jurado. Polino, por caso, lo trató de gordo, le recordó una causa penal y habló de las erecciones de su padre y la exposición mediática de su familia. Demasiado. Bal apenas atinó a decir que se sentía “bardeado”.

Pero eso no fue suficiente. Moria Casán atacó con todo al muchacho vía twitter. Hasta, fiel a su saludable costumbre, le inventó un apodo nuevo: “Carmencito”. Y lo invitó a aclarar las cosas en persona

Y esta catarata de tuits desató un intercambio entre ellos, un ida y vuelta picante e in crescendo.

Debido a estos problemas, Federico Bal dejó picando la posibilidad de renunciar, aunque después lo desmintió. “Yo no soy mi vieja”, tuiteó. Y en una ráfaga publicó un descargo gigantesco, una especie de manifiesto.  

Stop. Se frena la chorrera de tuits porque la interrupción proviene desde Dubai, donde se encuentra Carmen Barbieri, quien respondió a esta publicación de su hijo con una pregunta. “¿Por el talento?”. La respuesta del vástago fue respetuosa pero no fue todo lo amable que se podía esperar. Después del intercambio con mamá, el chico dejó en claro que no renunciará al certamen de baile. También publicó una declaración de principios. 

Fuego “amigo” y tiros ajenos. Fede Bal se encuentra en la picota. Nacido casi frente a las cámaras, el muchacho entiendo como pocos el juego mediático, al que está acostumbrado desde chico. Pero a veces se ve superado.