Menu Big Bang! News
Show GRAN HERMANO 2015

Matías y Solano, los expulsados de una casa que se renueva

En una gala de emociones fuertes, se fueron con el 30% y el 23% de los votos. Entraron dos participantes nuevas. Conocé sus particulares historias.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La gala de anoche de Gran Hermano tuvo a dos expulsados. Matías, con el 30,37% de los votos, y Solano, que sumó el 23,57%.

Cuando Solano Cano conoció su destino, gritó “¡Aplaudan!” a sus compañeros. Brian parecía contento.

A lo largo de esta edición, el participante que había participado de varias bromas sexuales con Mariano se destacó por sus actitudes “cool” y su gusto por la moda.

“Soy un pibe del Interior y estar acá es fortísimo”, dijo antes de conocer su destino. Enseguida lagrimeó y reconoció que estaba emocionado. “Es muy fuerte”, repetía.

Después fue el turno de Matías, que sonrió, saludó en silencio a Brian y salió de pantalla, para pasar los últimos momentos junto a sus compañeros. “Jueguen, hagan quilombo”, les pidió antes de irse.

Un poco más querido por su compañeros, había protagonizado uno de los momentos de alto voltaje, cuando Marian le dedicó un striptease.

La gala de esta noche había empezado recordando la semana agitada de Brian, sentenciado con “la fulminante”. Lo había decidido Matías, que empezó a mostrar sus dotes de jugador el miércoles pasado. “Ya me la veía venir, acá se corren rumores, morbo”, contó resignado Brian. “El que lo hizo es un cobarde”, agregó.

Cuando supo que se quedaba, Eloy se descargó y empezó a tirar besos al público. “Te amo, te amo”, le repetía a la cámara.

LAS NUEVAS

La gala fue la ocasión perfecta para conocer a las dos nuevas participantes, Ángela Pereyra y Belén Bianchi. Una rubia y una morocha, de clases sociales distintas pero con historias sufridas.

Ángela tiene 21 años y es paraguaya. Vive en la Villa 31 y es cocinera. Tiene cinco hermanos, con los que pasó necesidades de chica.

Belén, que se había quedado afuera del casting, es una cordobesa de 23 años, rubia y de una figura pródiga en curvas. Le falta la mano izquierda, por lo cual usa prótesis.

Camila, que estaba afuera, es otra de las candidatas. Nadia se negó. “Me encantaría porque ya es un juego, pero cumplo con la palabra que le di a mi hijo”, contó.