Menu Big Bang! News
Show Enfrentamientos

Mentiras y traición: la oscura interna del clan Barbieri-Bal

Dicen que se aman, pero se destrozan por televisión. La familia más polémica del mundo del espectáculo al desnudo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A mi nieto lo parieron por el c…”, disparó por televisión Anita Barbieri e inauguró un nuevo capítulo en la interna familiar más insólita del espectáculo. Madre e hijo peleados, abuela chicanera, un padre polémico y el vínculo con “los otros Bal”.

Santiago, Fede y Carmen: el eje de una pelea que lleva cuatro años en los medios.

El detonante de la crisis familiar fue la polémica separación de Barbieri y Santiago Bal, después de que la capocómica descubriera un supuesto affaire entre el actor y la por entonces bailarina de su compañía teatral, Ayelén Paleo.

“No puedo soportar que mi vieja diga que mi papá es una enfermedad. Me mató.

La crisis estalló en septiembre de 2011 y se retroalimentó en los medios. “Al viejo no se le paraba”, disparaba Barbieri desde el escenario, mientras Bal esquivaba con silencio los balazos de su hasta entonces mujer.

Como era de esperarse, el único hijo de la pareja quedó en medio de la pelea. “Quiero que mi familia se guarde de la exposición porque es un tema de nunca acabar. No puedo soportar que mi vieja diga que mi papá es una enfermedad. Me mató. Es el viejo que elogió para mí y, si se fue el amor, yo no tengo nada que ver”, pidió entre lágrimas.

Julieta, la hija de Bal con Silvia Pérez, también entró en el baile. Y es que, según Carmen, ella fue quien cubrió los encuentros de su padre con Paleo. “¡No traicioné a nadie! La quiero mucho, con todo mi corazón y no tengo nada que recriminarle. Pero si vos sabés algo de tu papá y ella no es tu mamá, ¿qué hacés? ¿Vas y le decís: ‘Carmen, mirá, pasa esto’?”, se justificó la actriz.

Las esquirlas del divorcio llegarían en 2013 a Mariano, el hijo mayor de Bal, después de que la AFIP intimara a Barbieri por una deuda impositiva de 1.8 millones de pesos. “Mariano tiene que contar la verdad. Él manejaba mi dinero y lo tiene que decir. Mariano, Santiago y el contador Daniel maskin manejaban mis bienes”, acusó la capocómica.

Con el tiempo los equipos se reacomodaron. Pronto, Julieta se reconcilió con Carmen y, desde entonces, mantuvo una tensa relación con su padre.

Me duele horrores porque es una chica encantadora e inteligente, pero no lo perdono. Hace dos años que está yendo a los programas de televisión para hablar mal de mí. Todo por un papelito en una obrita”, cuestionó el actor.

La salud enfrió la guerra. Santiago fue internado de urgencia en julio de 2013 por una afección respiratoria y permaneció en coma durance cinco meses. “Estuve muy grave, no existí durante cinco meses. Me enfrenté de nuevo a la muerte y le gané. Estuve rodeado de amor”, reconoció Santiago.

El delicado cuadro de salud mantuvo en vilo a la familia y logró que la propia Barbieri se acercara a la clínica para hacer las paces. Además y frente al delicado panorama financiero de su ex, la rubia acondicionó un departamento para él en el barrio de Belgrano.

Pero aunque en su cruzada ganó a Julieta como aliada, la rubia perdió la lealtad de su hijo, con quien mantiene desde hace semanas una tensa relación. “Federico se enojó conmigo porque no le gustó que renunciara a Showmatch. Lo que me sorprende es que sea tan inflexible, cuando al padre le perdona todo, ¿no?”, chicaneó.

Enojada por la actitud de Fede, Anita Barbieri también se metió a bailar el tango. “Es un mentiroso y un sinvergüenza. Es un mal hijo. Ayuda al padre, cuando fue el padre el que dejó en la ruina a mi hija (por Carmen). Hace un año que no me viene a ver porque dice que le dije una grosería”, denunció Anita.

¿Qué le dijo? “Que no lo parieron por donde corresponde, sino por otro lado. Por el tuje, es un sinvergüenza”, remató la adorable abuelita.