Menu Big Bang! News
Show La estrategia amorosa del cantante

Michael Bublé usó a Luisana para chicanear a su ex pareja

Después de que la actriz Emily Blunt lo acusara de infiel, el canadiense recogió el guante y disparó: “Nuestra historia no se acabó por infidelidades”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El pasado lo persigue. Michael Bublé le puso el cuerpo a las acusaciones de su ex, la actriz británica Emily Blunt, quien dio a entender que su relación de tres años se terminó por culpa de las indiscreciones del cantante. “Nuestra historia no se terminó por infidelidades, se acabó porque no éramos el uno para el otro”, esquivó.

Bublé y Blunt salieron tres años. Se separaron meses antes de que conociera a Lopilato.

El descargo del canadiense fue políticamente correcto, pero utilizó a su actual esposa, Luisana Lopilato, para meterle el dedo en la llaga a su ex novia, quien hizo público su desconsuelo cuando se separaron.

“Emily es una persona encantadora y hermosa. Me siento agradecido por el tiempo que estuve a su lado y por nuestra relación. Sin eso, no habría tenido la oportunidad de enamorarme de mí mismo lo suficiente como para estar con una mujer como la mía”, disparó en diálogo con el portal Entertaiment Tonight.

La pareja celebró en 2011 con dos bodas su casamiento. Empezaron a salir en 2009.

La relación entre el cantante y la actriz se conocieron en 2005 en una entrega de premios en Australia y, desde entonces, mantuvieron un apasionado romance que culminó de modo abrupto en 2008. Meses después, Bublé conoció en Buenos Aires a Lopilato y blanqueó su relación, mientras la morocha seguía su desconsolado duelo en el Reino Unido.