Menu Big Bang! News
Show CAMINOS SEPARADOS

Mientras Diego anuncia su boda con Rocío, Ojeda debuta en teatro

Después de varias idas y vueltas, el “Diez” se casa con Oliva en la Argentina y ya tiene el traje. Mientras tanto, la madre de su hijo menor debutó en Mar del Plata con “Soñadores, historias de vida”. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Supieron ser pareja durante ocho años, y fruto de ese amor nació el pequeño Dieguito Fernando. Sin embargo, ahora Diego Armando Maradona y Verónica Ojeda sólo están unidos por su hijo y transitan caminos totalmente distintos.

Es que mientras el ex futbolista prepara su casamiento con Rocío Oliva —hoy en “El Diario de Mariana” mostraron en exclusiva el traje color tiza que usará para la boda—, su ex se luce en las tablas del Teatro Victoria de Mar del Plata con el espectáculo “Soñadores, historias de vida”, del que participa en varios cuadros musicales.

Diego, con el traje color tiza que eligió para su boda con Rocío Oliva. 

Además, la ex participante del “Bailando…” aparece en el saludo final junto a su heredero, ante los aplausos del público y con su madre —encargada de cuidar al niño hasta el final de la función— en primera fila.

Mientras Ojeda actúa, su madre, Rufina, la sigue desde la primera fila con Dieguito.

“El público me recibió muy bien, en los estrenos hay muchos nervios y emoción, se mezclan emociones”, expresó “Vero”, feliz con la nueva experiencia.

Verónica Ojeda debutó en Mar del Plata con “Soñadores, historias de vida”. 
Luego de su experiencia en el “Bailando”, “Vero” se animó a las tablas. 
Cero vergüenza, la ex de Diego se anima a las transparencias y bailes sensuales.
La ex de Diego parece haber encontrado su camino en la veta artística. 
Cada vez más flaca, Ojeda acapara las miradas del público. 
Ojeda reconoció que estaba nerviosa, pero dijo que el público la recibió muy bien. 
Durante la obra, Ojeda muestra destreza y un físico envidiable. 

Sin embargo, el debut no fue tan cómodo para ella, ya que en un momento de la función Dieguito hizo un “berrinche” y no había forma de calmarlo. “Empezó  a llorar a los gritos con que quería subir al escenario”, explicó Ojeda, quien contó que su vínculo con el padre de su hijo es a través de sus abogados.

En el saludo final, Verónica se despide del público con su hijo en brazos. 

“Así lo habíamos acordado, es lo mejor, cuando él quiere ver a su hijo yo lo tengo que llevar”, comentó Verónica, quien parece ajena al futuro casamiento del ex capitán y técnico de la Selección Argentina de fútbol.

“Yo tengo mi vida y él la suya. El lazo que nos une a nosotros es Dieguito Fernando. ¿Si me molesta? En absoluto, para nada”, sentenció.