Menu Big Bang! News
Show incursión efímera

Pergolini duró apenas cuatro días en Twitter

El conductor había abierto su cuenta el sábado. Después de llegar a los 70 mil seguidores, revirtió su decisión. No le encontró utilidad y reconoció que, conociéndose, pensó “esto me va a llevar a cualquier lado”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Este sábado, Mario Pergolini abrió su cuenta de Twitter. En pocas horas superó los 30 mil seguidores y contó sus breves opiniones sobre fútbol, farándula y hasta sus gustos gastronómicos.

El mensaje inaugural.

El conductor y empresario había decidido meterse en el mundo de los 140 caracteres para dejar de usar la cuenta oficial de Vorterix, su radio multiplataforma, y así tener una comunicación más directa.

Mario no le encontró la vuelta.

Pero el experimento duró poco. Cuatro días exactamente. Después de llegar a los 70 mil seguidores, se sinceró: "¡Me pudrí! Lo pensé toda la noche… Es un trabajo, es una locura. No estoy para eso. Me borré también de Instagram. Es insoportable el tiempo que sin querer le dedicás. ¡Y es tan ridículo!".

Así terminó la breve incursión del conductor en las redes sociales:

Intenté con frialdad hacer un pequeño análisis de todo lo que estaba leyendo y es tan barato, tan sencillo, tan ridículo, de un protagonismo ridículo de todos de creer que somos algo por decir algo, que te juro que dije: '¡¿Cómo pude entrar estúpidamente en eso?!' No es ni siquiera útil.

Una bio efímera.

Antes de cerrar su catarsis, Pergolini contó la initimidad de la decisión: “No tienen ningún tipo de utilidad. Y, conociéndome, dije 'esto me va a llevar a cualquier lado'. Entonces, lo primero que hice apenas me levanté fue borrarlo. Le dije a mi hija: 'Apretá enter y 70 mil seguidores a la mierda… Y también Instagram, ¿qué hago compartiendo mi vida en fotos? Es ridículo".

A partir de ahora, sus seguidores -reales- deberán volver a los canales habituales para conocer la opinión del hombre que quiere ser el próximo vicepresidente de Boca Juniors.