Menu Big Bang! News
Show Sigue internado

Pocho La Pantera no pierde el buen humor y comparte divertidas fotos desde la clínica

El cantante se está sometiendo a quimioterapia mientras se recupera de su enfermedad en el riñón. Muestras de afecto, duro tratamiento y buen ánimo. Como siempre, mantiene su buen humor y tuitea desde su cuenta para informar sobre sus progresos. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Pocho “La Pantera” se encuentra de buen ánimo mientras enfrenta una dura enfermedad que le afectó uno de sus riñones. Se encuentra internado desde el 2 de noviembre en el  Centro de Alta Complejidad Cardiológica y ya comenzó a tratarse con quimioterapia

Después de que su estado de salud generara preocupación, se supo que salió de terapia intensiva y se recupera en una sala común del centro médico donde se atiende. Fiel a su estilo, el cantante se mostró de buen humor e informó su condición a través de las redes sociales.

Su estado de ánimo está muy bien y de a poco va recuperando su salud. “Yo soy un hijo de Jesucristo, mañana me dan el alta. Tírenme buena onda”, escribió en su cuenta de Twitter mientras que los médicos dicen que es “todo un luchador”. Pocho, que profesa la fe evangélica, deposita en en Jesús sus esperanzas vitales, y mañana recibirá el alta. Si Dios quiere. 

El cantante posa a la cámara en su internación. 

Según comunicó Pocho, mañana le darán el alta mientras siga evolucionando de manera positiva. Mientras tanto se mantiene con gran optimismo y agradecido del cariño que le brindan sus seguidores en esta difícil situación. El artista, que además de cantante es un gran pintor, no pierde el humor: en las fotos de su twitter tiene una colita de pelo en el jopo, ese mechón tan rockabilly que no le impidió ser un referente de la movida tropical. 

La cumbia y el rock. Pocho con el recordado Luis Alberto Spinetta.

 

 

Sus fans hicieron una cadena de oración: hoy celebran que su ídolo se haya mostrado en una foto para anunciar que sigue luchando por su vida. El músico saltó a la fama hacia fines de los años ’80, con éxitos como “El hijo de la cuca” y “Me dicen La Pantera”.