Menu Big Bang! News
Show Revocan orden de captura

Polémico: la justicia argentina ya no persigue a Justin Bieber

El 2013, durante su visita al país, el cantante protagonizó un escándalo a la salida en una discoteca. Sus custodios golpearon a un fotógrafo y se fue sin pagar la cuenta. Se había dictado una orden de detención internacional, que hoy fue revocada, pero la imputación sigue vigente.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Justin Bieber es casi tan famoso por sus escándalos como por su música. El ídolo pop de las adolescentes tuvo problemas en casi todos los países en los que estuvo. Incluso en la Argentina, donde fue imputado por la justicia en una causa por el supuesto robo de un celular, agresión a un periodista y marcharse sin pagar lo consumido en la discoteca Ink. Ahora puede respirar en paz: la Cámara del Crimen dejó sin efecto una orden de detención que pesaba contra el cantante canadiense, aunque no así la imputación.

Agresión y descontrol, el video

La Sala Quinta de la Cámara revocó la medida que había librado en abril pasado el juez de instrucción penal Alberto Baños. El tribunal de alzada canceló la orden de detención pero mantuvo vigente la imputación contra el artista, quien deberá coordinar con las autoridades locales una fecha para presentarse a declarar. 

Barrió el piso con la bandera

Los delitos que se le imputan son todos excarcelables, por lo que Bieber obtuvo a través de sus abogados la revocatoria de la orden de detención, lo que le permitirá –eventualmente- venir a la Argentina sin ser detenido, y desplazarse por el mundo sin que Interpol pueda arrestarlo para extraditarlo a los tribunales de Buenos Aires.

Escándalos varios
 

Bieber fue denunciado por el fotógrafo argentino Diego Pesoa por un episodio ocurrido el 9 de noviembre de 2013, cuando intentó fotografiar a Bieber a la salida de la discoteca Ink y fue agredido por su custodia.  Además, Bieber está acusado por haberse retirado, junto con sus allegados, sin pagar lo que habían consumido y por apoderarse del teléfono celular de una fan. 

Justin conoció cárceles de Canadá, Australia, Gran Bretaña y EE.UU.

 Una de sus travesuras más recordadas fue cuando lo detuvieron por manejar bajo los efectos del alcohol en Los Angeles. Fue trasladado al correccional de Turner Guilford para procesarlo y, de hecho, pasó un tiempo en la cárcel. Luego salió como un héroe, recibido por sus fans.