Menu Big Bang! News
Show La embargaron por $ 10 millones

Por el robo de las joyas de Mirtha procesan a Lina, su empleada

Después de 4 años y medio la Justicia procesó a la empleada, a su marido y a un hijo de un matrimonio anterior, acusados de ingresar a la casa de Mirtha Legrand, en Barrio Parque. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En diciembre de 2010, tres personas ingresaron a la casa de Mirtha Legrand, en Barrio Parque, luego de maniatar el portero. Recorrieron el inmueble y fueron hacia la caja fuerte, una estructura de hierro de un metro de alto y 70 cm. de ancho. La abrieron y se llevaron todo lo que había adentro: efectivo (US$ 20.000 y $ 500.000 en efectivo) y joyas valuadas en US$ 1 millón.

Sólo 3 personas tenían la llave de la casa de la Diva: su chofer, su asistente Elvira Guaraz y Lina Díaz, quien también trabajaba para Mirtha. Poco tiempo después del hecho, la empleada dejó el empleo con “Chiquita” y la demandó por trabajo en negro por  $ 800.000. Finalmente, procesaron a Lina Rosa Díaz, a su marido -Jorge Petrak- y a un hijo de un matrimonio anterior, Orlando Jiménez, por el robo a las joyas de Mirtha. 

El procesamiento de Lina Rosa Díaz, ex empleada de Mirtha Legrand acusada del robo de las joyas.

Los familiares de la empleada son considerados “partícipes necesarios con uso de armas”, que tiene una pena entre 5 y 15 años y no es excarcelable. La Justicia decidió embargar a los tres imputados por $ 10 millones sobre los bienes de cada uno de ellos, una cifra completamente incobrable. Ahora se espera la apelación de parte del abogado de los procesados, Hugo Incazati. Si la Cámara confirma el procesamiento pasa a juicio oral.

Lina Rosa Díaz y Mirtha Legrand en uno de los almuerzos de la diva
Dos años después del hecho, allanaron la casa de Lina, en Bernal, y encontraron pertenencias de Mirtha Legrand. Durante esos dos años la asistente siguió yendo a trabajar como si nada hubiera ocurrido. Inclusive se presentó a trabajar 3 días después del allanamiento. Le contó a su empleadora que la habían allanado y Mirtha le facilitó $ 1.000 para superar el mal trance.