Menu Big Bang! News
Qué esconde el insólito "mimo" de Vicky en la oreja de Ottavis

Show Opinión psicológica

Qué esconde el insólito "mimo" de Vicky en la oreja de Ottavis

La rubia no tiene límites y no se recató ante los invitados. Sin frenos, se acariciaron y estuvieron muy cerca sin soltarse las manos para comer. La clave que esconde la forma de mimar a su novio.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Se habló sobre las diferencias entre ellos, desde su altura hasta los mundos a los que pertenecen cada uno de ellos. Vicky Xipolitakis y José Ottavis tiene una particular forma de expresar y mostrar su “amor” en los medios.

Besos, mismos y un insólito “agarre de oreja” llamaron la atención en el programa “Almorzando con Mirtha Legrand”. La vedette, que ahora pretende priorizar “el armado de su familia”, no dejó de acariciar y apretar las orejas de su novio, y hasta le metió el dedo en la boca.

El raro gesto de acariciarle las orejas y besarlo en exceso.

En diálogo con BigBang la psicóloga Beatriz Goldberg, la especialista en psicología de parejas, sostiene que estas manifestaciones son, en realidad, excesos de exhibicionismo.

“Ellos de por si son una pareja que muestran y marcan el territorio de que están juntos. No les molesta que se hable de su diferencia de altura. Al contrario, eso mismo alimenta su show por mostrarse que pese a todo están juntos”, explica. Y sobre la oreja revela lo que hay detrás de un “simple mimo”.

El agarre de la oreja: el empalagoso mimo de Xipolitakis.

“La oreja es un lugar erotizante, un lugar de atracción. Es una caricia que es más común que se de en la intimidad. No es una demostración de afecto típica. Es una manera de decir “yo hago lo que quiero donde quiero a quien quiero”. Si se analiza en profundidad, en el inconsciente puede existir la idea de querer dar el mensaje de “se pierde por mí”. Es como que le tapa la oreja, para que no escuche nada más y lo tenga atrapado. Eso mismo es narcisismo extremo”, sostiene Goldberg.

"Yo hago lo que quiero donde quiero a quien quiero

EL GESTO QUE LLAMÓ LA ATENCIÓN

Marcelo Tinelli tampoco se perdió el almuerzo televisivo protagonizado por Victoria Xipolitakis y José Ottavis. Encandilado por el carisma de la pareja, el conductor advirtió: “Me encantan, los quiero en el Bailando”.

"Me mata cómo le toca la oreja. Se la toca como se la toco yo a Lorenzo. Ahora le toca la barba

 

Asimismo, la psicóloga confirma que la rubia demuestra inseguridad al querer reconfirmar todo el tiempo la conquista y no respetar la solemnidad de una mesa de almuerzo, y faltando a las pautas de protocolo.

"Es como que le tapa la oreja, para que no escuche nada más y lo tenga atrapado. Eso mismo es narcisismo extremo

Desde que llegó se mostró mimosa con su novio. 

Incluso, las diferencias que son cuestionadas en los medios, según Goldberg, son revaloradas y resignificadas por ellos para sostener su “amor”.

“Cuando son llamados “pareja despareja” ellos lo toman como un valor. Él se muestra hiper valorándola a ella, y al revés también. Él está feliz porque tiene a una mujer del espectáculo y ella a un hombre de la política, como si eso fuera imposible de suceder”, añade.

Mimos en la mesa: no cumple con las pautas protocolares.

Analizando la actitud de la rubia, la psicóloga dice que Vicky puede definirse como una “trasgresora”, y que siempre está buscando el límite para pasarlo y llamar la atención pero con alguien que la respalde. 

"Ella siempre necesita mostrarse y termina utilizándolo como un objeto que la ayuda a mantener su show pero donde no se sabe si es que lo quiere por si mismo o por lo que le brinda a ella misma

“Es trasgresora pero lo hace porque se siente protegida. Tiene un hombre que la acompaña y la necesita como un padre que la cuida. Ella siempre necesita mostrarse y termina utilizándolo como un objeto que la ayuda a mantener su show pero donde no se sabe si es que lo quiere por si mismo o por lo que le brinda a ella misma”, finaliza.