Menu Big Bang! News
Show Amor

Rial cerró evento de marketing digital y Kämpfer, sonriente, lo escuchó en primera fila

El periodista fue el encargado de cerrar el evento de publicidad en la web más importante del año. En el auditorio contó con un envión anímico invalorable: la mirada de Agustina Kämpfer. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Después de una mini crisis de 24 horas, Jorge Rial y Agustina Kämpfer redoblaron las mieles del amor. Primero fueron fotografiados en un almuerzo familiar, en la Costanera, con Morena y Rocío, las hijas del periodista.

Rial y Kämpfer en la conferencia que realizó el IAB.

Por la tarde, la joven periodista presenció en primera fila a su pareja cerrar con una charla el evento IAB Now, que se realizó en el Shopping Dot. Organizado por el Interactive Advertising Bureau argentino, se trata de congreso de publicidad interactiva más importante del año.

Rial con organizadores y panelistas del evento. 

Con este cierre, Rial se erige como una de las personalidades más importantes del mundo web en Argentina, un mercado en desarrollo constante. Y contó con el envión anímico de tener en primera fila, y con cara de enamorada, a su joven pareja, con quien acaba de confirmar que todo sigue viento en popa. 

El viernes, Rial había tuiteado un sugestivo mensaje, que pudo entenderse como una ruptura en el incipiente romance. “Volvimos a poner el cronómetro en cero”, escribió. Ella no desmintió ni afirmó nada, por lo tanto muchos medios se hicieron eco de una presunta separación, que quedó descartada cuando fueron captados por cámaras de televisión en un restaurante de la Costanera junto a las dos hijas de Rial.

Agustina Kämpfer fue al evento acompañada por su amiga, Nara Ferragut. 

No sólo desmintieron cualquier rumor de separación, si no que se dieron el primer beso frente a las cámaras. Consultado por su tuit, Rial aclaró: “Fue una interpretación de un tuit mío. Si digo a qué se debió es para quilombo de verdad y no tiene que ver con la pareja".

Cuando le preguntaron qué gusto tenían los labios de su pareja, contestó con ironía: "No tiene gusto, no es como un helado de frutilla”. Kampfer subió al auto sin hacer declaraciones y se fueron juntos.