Menu Big Bang! News
Show Mal momento

Sin respiro: la casa de Alé está "embrujada" y sus mujeres se pelean

Mientras permanece internado en el Sanatorio Otamendi luego de sufrir un brote psicótico, Matías Alé afronta ahora un nuevo problema: la cruda interna familiar que su desequilibrio emocional dejó en evidencia. Además, un cura amigo denunció que su casa estaba “embrujada” y que hay “presencias extrañas”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Son horas críticas para Matías Alé. Después de su traslado de urgencia al Sanatorio Otamendi por un pico de fiebre y de sufrir un brote psicótico en la madrugada del martes, el actor enfrenta hoy una cruda división familiar que quedó expuesta luego de su incidente psiquiátrico. Además, el padre Manuel Acuña denunció que la casa del actor está “embrujada” y advirtió: “Esa noche las defendía de una presencia extraña: ‘Nadie te va a tocar, nadie te va a castigar’”.

Acuña es amigo íntimo de Alé desde hace años y, además de haberlo acompañado en el traslado de la madrugada, conoce detalles íntimos de la noche del brote que culminó con su internación en La Trinidad y posterior desembarco en la clínica psiquiátrica Avril. “Su casa está embrujada, es algo que venían sintiendo desde hace tiempo. Lo digo como testigo”, advirtió el religioso en diálogo con el ciclo radial Ciudad Goti K en Radio La Red.

“Creo que libró una batalla contra algo amenazante que él entendió que golpeaba a su señora y a su suegra

Según el religioso, Alé no sólo sufrió un brote psicótico sino que el incidente tuvo ademanes místicos: “Hubo una sensación de amenaza por la cual él reza el padre nuestro intentando defender a su esposa y a la madre contra alguien invisiblemente peligroso. No me dijo (por María del Mar) que haya nombrado al diablo, ni creo que haya pasado por una posesión. Creo que libró una batalla contra algo amenazante que él entendió que golpeaba a su señora y a su suegra”.

La infestación de las casas no es nueva. Existe un ritual para los domicilios atormentados que se aplica poco en las iglesias. Es más que una bendición del hogar, porque la casa devuelve un eco de quienes habitan en ella”, explicó Acuña y resaltó: “En la madrugada, su señora me dijo: ‘Después vamos a hablar de mi casa’”.

Interna entre las mujeres de Alé

La primera en tirar la piedra fue Elena, madre de Alé, quien reconoció no haber visto a su hijo en el último mes y medio. “Lo desconozco, estaba raro. Ahora estoy feliz porque está siendo atendido por profesionales. Además, en este último tiempo aparecieron otras personas en su vida que deciden por él”, denunció en diálogo con el ciclo Infama.

La mujer de Matías se defendió a través de mensajes que le envió a Pamela David.

Aunque se negó a hablar de su nuera y la calificó de “novia” pese a que el primero de octubre se casó con el actor, la mujer fue durísima con el “nuevo entorno” del ex de Graciela Alfano. “Mi hijo está pasando por un momento delicado. Nunca consumió nada, sólo gaseosa light. Pero, en este último tiempo, hubo alguien que le acercó cosas que él antes con consumía”, advirtió.

La respuesta, claro, no se hizo esperar. Indignada por las acusaciones mediáticas de su suegra, María del Mar Cuello Molar salió al cruce y responsabilizó de modo directo a la madre de Alé por la desestabilidad psíquica del actor. “Acabo de ver las notas que dio la madre de Matías y no lo puedo creer. El primer brote lo tuvo en Buenos Aires en la casa de la madre (en Bella Vista) y Matías pidió por favor que el mejor amigo lo llevara a Carlos Paz para poder estar conmigo”, aclaró la morocha al ciclo Desayuno americano.

 

“Cuando Mati se recupera y vuelve a tener relación con la madre se da cuenta de que todos estos años tuvo malos manejos con su dinero y ahí entra la pelea de madre e hijo. A Matías no le cierran cosas de su madre”, denunció María, y sumó: “Que no mienta, la única persona que está al lado de él noche y día soy yo. A ella sólo le importan las cámaras y salió para atajarse. El hermano se borró”.

Audio

El padre Manuel Acuña habló del "brote místico" que sufrió Matías Alé. Fuente: La Red