Menu Big Bang! News
Fútbol, escándalos y mujeres: el perfil íntimo de Luifa Galesio

Gran Hermano GH FINAL

Fútbol, escándalos y mujeres: el perfil íntimo de Luifa Galesio

El cordobés ganó con un poco más del 60% de los votos. Qué hizo para llegar, qué dejó para entrar al juego y cuál es su futuro. El escándalo como clave de su estrategia.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Escandaloso. La clave de Luifa Galesio para ganar el título de Gran Hermano fue el escándalo, pero no del que abunda en los medios. O por lo menos, no sólo este tipo de escándalo.

Entró a la casa fugándose de Córdoba, su provincia. Rompió el contrato con el club en el que jugaba al fútbol; se enfrentó a su ex pareja con la que tiene una hija; cuenta con una denuncia judicial por no cumplir con la cuota alimentaria y mantiene un amplio pasado amoroso, en el que incluso habría sido amante de María del Mar, la actual ex mujer de Matías Alé.

Luifa en versión ganador.

En el juego no dudó en enfrentarse con sus hermanitos, y liderar las negociaciones por comida, en los tiempos en los que secuestraban los alimentos de la casa. Discutió con todas las mujeres de la casa y remarcó su amor propio sin reparos. Con todos estos condimentos, Luifa Galesio se consagró “campeón” como dijo a los gritos.

Luifa en versión futbolista que soñaba con la fama.

Evidentemente, su hambre de gloria lo aventuró a relación la palabra campeón por el triunfo, pero también por su pasado de futbolista. Ese costado deportista del cordobés tambalea de miras al futuro, debido a que seguramente buscará inmiscuirse en el mundo del espectáculo, los flashes y la fama, que tanto lo deslumbra.

¿QUIÉN ES LUIFA?

Nació en Córdoba hace 23 años, su familia tiene una panadería y era –hasta entrar al reality- el nueve, titular de 9 de Julio de Morteros, Córdoba, equipo que milita en la Liga Regional de San Francisco. Es amante del cuarteto y del fernet, como no podía ser de otra manera. Su pasión por la música local lo llevó a conocer a una prima de Rodrigo Bueno, Romina Campos Olave, y con ella tuvo a Lola. 

El momento de entrar a la casa luego del repechaje.

Pero Luis Fabián Galesio, tal como figura en su documento, decidió que debía darle un giro a su vida. Para no esperar demasiado tiempo, eligió el camino que creyó más corto y lo logro. Se presentó en el casting para Gran Hermano 2016 y tras contar un poco sobre su vida y mostrándose con cierto perfil vanidoso al extremo de metrosexual, quedó elegido.

Amante de las cámaras, las selfies y su estética.

FÚTBOL, SU META

Antes de ser parte de 9 de Julio de Morteros jugó en Arsenal y en el equipo local de Instituto de Córdoba. Pero está en duda su continuación como deportista luego de incumplir con su contrato. Alejandro Bergantiños, su (ex) DT, se mostró enojado con su goleador y habló del tema con Cadena 3 de Córdoba: “Nos dejó en banda a mitad de año. No tengo redes sociales pero me dijeron que empezó a poner algo por ahí, así que me llaman a mí para avisarme. Luego lo llaman a su representante para que nos diga qué estaba pasando pero recién cuando le preguntan al padre nos confirmaron”.

Su sueño que seguir en el fútbol pero también incursionar como actor. La luz roja de la cámara es su debilidad y lo demuestra por su amor por las selfies.

Dentro de la casa, sin cámara de fotos pero con más de veinte “ojos” de Big Brother capturando su minuto a minuto era considerado para él una invitación a posar y mostrar sus abdominales perfectamente entrenados. Para iniciar contacto con sus fans escribía mensajes a diario en su cuenta de Twitter oficial del juego.

“¡Buen día para todos! Los voy a necesitar mucho, apóyenme. Sólo puedo decir eso. #CORDOBATEAMO ¡Hasta pronto!”.

La última foto que compartió antes de reingresar a la casa.

ESTRATEGIA DE PELEADOR

Llevó 99 días en la casa y ganó. “Los cago amando” será por siempre la frase con la que será recordado. Es contradictoria pero sus fanáticas se derriten de escucharlo. La dice con su  tono cordobés exagerado y puesto en duda hasta por sus propios padres. “No habla así en casa, es medio un personaje”, admitió su madre en una entrevista.

Los enemigos enfrentados en la final.

“Gracias Dioooooos” siguió gritando y hablándole a la cámara luego de que le confirmen que más del 60% de los votos fueron para él. Como si fuera poco, aulló. Si, aulló como lobo afónico. Luego, apagó la luz y se fue al estudio para abrazar a su hija y luego al conductor. 

Todo transpirado y con el arengue de sus únicos cuatro "hermanitos amigos" improvisaron un festejo. Se llevó un cheque por 464.646 pesos y una llave gigante de cartón, que canjeará por una casa.  El premio de dinero se redujo por los días que no estuvo en el juego, ya que reingresó gracias a un repechaje. Sino, su cantar sería muy diferente.

Su familia viajó desde Córdoba para estar presente junto a él. "Queremos verlo ya, necesitamos abrazarlo. Él será el que apague la luz", dijeron antes de saber el resultado y no se equivocaron. 

SU HIJA LOLA

Uno de los momentos más emotivos que cuando un padre y una hija se abrazaron en la casa. Ya no se lo veía a Luifa, era un padre. El personaje no estuvo mientras Lola llegó a la casa.

 

El lugar del reencuentro entre padre e hija fue el SUM, que esperaba a ambos con una plaza armada para que pudieran jugar. Después, como para cerrar una noche muy especial, GH permitió que Luifa entrara con Lola a la casa y les presentara al resto de sus compañeros.

"Como extrañé tu olor hija", dijo el cordobés. 

REPECHAJE

Las rivalidades peligrosas de Luifa fueron Yasmila e Ivana. Entre las tantas disputas, será recordada por siempre la discusión que mantuvo con Ivana Icardi, hermana de Mauro, el futbolista del Inter, justamente por defender al marido de Wanda Nara. El cordobés arengó tanto la pelea que Ivana siguió por un rato largo la discusión y la tensión en la casa se volvió insoportable.

En ese momento, Azul no pudo más y sintió que era la gota que rebalsó su vaso. Decidió escaparse de la casa saltando el muro, de la misma manera que lo había hecho Dante y Marian y ella misma quiso detenerlos en ese momento. Luifa seguía peleando hasta que se dieron cuenta que faltaba una jugadora en la casa. Cuando le confirmaron que Azul había escapado, el cordobés se sintió mal y tuvo una emotiva charla en el confesionario. “No entiendo nada, no se qué pasó”, dijo conmocionado.

Con su otra enemiga, Yasmila fue diferente.  En un cara a cara entre ambos participantes, promovido por Jorge Rial se dijeron de todo. “No lo soporto más. Quiero que se vaya Luifa”, dijo la rubia, quién logró sacarlo del juego. Pero por un repechaje, el público, una semana después lo eligió para que reingrese. Los hermanitos al verlo entrar, se molestaron y temieron lo que finalmente sucedió: los eliminó a todos del juego para proclamarse el “rey”.

Anoche, Luifa salió de la casa siendo otro. Una versión recargada que deberá saber mantener o dosificar para cumplir todo lo que tiene en mente. Su vida cambiará para siempre y su carrera, parece que también.