Menu Big Bang! News
#144 Violencia de género

Crece la pena de muerte en el mundo: ¿cuántos condenados son mujeres?

La cifra es la más alta de los últimos 25 años y los países que encabezan la lista son China, Irán, Pakistán, Arabia Saudita y Estados Unidos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El aumento del número de ejecuciones alrededor del mundo es estremecedor.

El año pasado, un total de 1.634 personas fueron ejecutadas alrededor del planeta, un 54% más que el año anterior, la cifra más alta en los últimos 25 años. El informe, presentado por Amnistía Internacional, alerta que "estos números no reflejan la auténtica realidad ya que, por ejemplo, China no difunde el número de personas que ejecuta".

Las mujeres ejecutadas en Estados Unidos desde 1976

 

El informe no incluye datos de cantidad de mujeres ejecutadas el año pasado, pero en Estados Unidos, de las 28 ejecuciones, la única contra una mujer fue la de Kelly Gissendaner, en septiembre. Con su muerte, asciende a 16 la cifra de mujeres ejecutadas en aquel país desde que se reimplantó la pena capital en 1976.

 

Por otra parte, Estados Unidos fue, durante 2015, el único país de América que llevó a cabo ejecuciones por séptimo año consecutivo. La "buena" noticia es que la cifra es la más baja desde 1991, con 28 homicidios legales (siete menos que en 2014). Trinidad y Tobago es el otro país de la región que dictó sentencias de muerte.

En Tailandia, de las 50 mujeres condenadas a muerte, el 80% cometieron delitos relacionados con drogas.

 

Amnistía Internacional declaró que por primera vez “102 países abolieron por completo la pena de muerte” de sus códigos penales, después de que países como Madagascar, Surinam y República del Congo eliminaran la práctica de sus legislaciones.

 

"Aunque veamos retrocesos a corto plazo, la tendencia a la larga es evidente: el mundo se está apartando de la pena de muerte. Los países que siguen ejecutando a personas tienen que darse cuenta de que están en el lado equivocado de la historia y deben abolir la forma más extrema de pena cruel e inhumana", declara Amnistía.

 

Pablo Vásquez, un latino de 38 años que en 1998 asesinó a un adolescente después de una fiesta y bebió su sangre, fue ejecutado ayer, con una inyección letal en la prisión de Huntsville (Texas). Es el undécimo reo ejecutado este año en Estados Unidos y el sexto en Texas. Sus últimas palabras fueron, "Lo siento por la familia de David. Esta es la única manera de que me perdonen. Aquí tienen su justicia".

 

Fuentes: Diario El País, España; Diario El Mundo, España; Anmistía Internacional.