Menu Big Bang! News
#144 Violencia de género Empoderamiento femenino

Zari: la primera muppet afgana llega a Plaza Sésamo

Llega Zari, la primera estrella muppet afgana del famoso show de televisión para chicos, creada especialmente para Afganistán. Un país que, a pesar de la caída talibana en 2001, sostiene la falta de los derechos para las mujeres, las lapidaciones por adulterio, los asesinatos indiscriminados y el escarnio cuando el cabello femenino asoma desde debajo del velo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Es de color violeta, con un flequillo corto y tieso, de lana de colores brillantes, simpática y sonriente. Su nombre es Zari y es la primera muppet afgana de Sesame Street (Baghch-e-Simsim en afgano). Y lo que es más importante, su rostro se ve al descubierto pues no lleva el burka (velo) dejando sus ojazos libres para expresar. Con cambios lentos pero visibles, y algunas mujeres luchando por recuperar todo lo perdido en 30 años de discriminación y violencia de género, lentamente asoman las posibilidades para mujeres y niñas que, desde hace tanto tiempo, están excluidas casi totalmente del acceso a la enseñanza y a la educación.

 

En Egipto existe Khoka, en India, Chamki y en Sudáfrica, Kami, el primer muppet con VIH presentado en 2002.

Niña muppet brillante
Plaza Sésamo, en todo el mundo, propone un proyecto inclusivo, en cuanto a grupos sociales y su integración mediante personajes de la cultura local. La nena muppet afgana busca ser un ejemplo para los niños, con el objetivo de que crezcan como adultos tolerantes. Zari significa “brillante” en idioma afgano, es inquieta y curiosa, preguntona y sueña con ir a la universidad. En Afganistán, es el programa más visto por los chicos de entre tres y siete años y desde Sesame Workshop, la ONG educativa que impulsó el proyecto, creen que “la educación de los niños determina el futuro de un país”. Menos de dos tercios de la población infantil afgana va  a la escuela, y mucho menos las niñas.

Zari es púrpura, quiere ser doctora y ayudar a los demás. Va al colegio con un pañuelo pero no lo lleva puesto siempre. Para crearla, los animadores tuvieron en cuenta las resistencias culturales y, a la vez, la necesidad de recuperar los canales de expresión para niñas y mujeres, y crear desde allí un equilibrado personaje que sirviera de inspiración.

Muppets inclusivos en el mundo
 Pero también tiene colegas en otras partes del mundo con libertades cercenadas para el género femenino: en Egipto existe Khoka, en India, Chamki y en Sudáfrica, Kami, el primer muppet con VIH presentado en 2002, que, además de transmitir información precisa sobre el virus, brega por la no discriminación de los afectados.

 

Zari llega así con el objetivo de empoderar a la mujeres en uno de los países menos propicios para ser una. Mejor dicho, donde ser mujer es un peligro. Donde la mayoría son analfabetas y su tasa de mortalidad es la más alta del mundo. Llega para transmitir la vida, la inquietud por lograr un objetivo y estar sanos, cuidados y felices, sean mujeres u hombres.

Son  26 nuevos episodios de 25 minutos con cortos sobre las tradiciones y la cultura afgana. Zari charlará con chicos y otros muppets y entrevistará a profesionales de diversos ámbitos. Y creará tendencia para el futuro: se vienen aires de cambio para las mujeres en Afganistán.