Menu Big Bang! News
Bien de Minitah

Los beneficios del tofu

Es una altísima fuente de las mejores proteínas, ¡y es muy simple de cocinar! Aquí, sus dones y algunas recetas. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El tofu se obtiene a partir del cuajo de leche de soja. Y si bien es un alimento típico de la cocina oriental, en este lado del mundo se lo está consumiendo muchisimo. ¿Todavía no lo probaste?

Tiene una textura y un sabor muy suaves, y es una gran fuente de proteínas de muy alta calidad.

¿Qué ventajas tiene?

- El tofu posee una digestibilidad del 95% frente al 65% de la soja amarilla cocida (la más habitual en las dietéticas).

- Es bajo en calorías: nada más que 72 cada 100 gramos, y sólo contiene un 4,3% de materia grasa (de esas grasas, un 80% son no saturadas). 

- No solo está libre de colesterol, sino que gracias a que es rico en ácido linoléico, también colabora en la eliminación de los depósitos del mismo.

Delicioso, saludable, y light. ¿Qué más se le puede pedir a un alimento?

- Si el tofu se cuaja con cloruro de magnesio natural, contiene un 23% más de calcio que la leche de vaca. También es una gran fuente de minerales como hierro, fósforo, sodio y potasio, así como también de vitamina E y las del grupo B.

- Pese a que tiene la misma cantidad de agua que la leche de vaca (85% el tofu y 87,5% la leche), contiene más del doble de proteínas (8% el tofu y 3,5% la leche de vaca). 

- El tofu se encuentra libre de productos químicos tóxicos, y su uso en cocina es fácil, rápido y diverso: combina bien con verduras, pastas, pescados , carnes, en ensaladas, ¡y hasta con cereales!

Hay mil formas de combinarlo.

Algunas recetas para que prepares el más rico tofu en casa:

Tofu a la plancha para una persona:

1 rodaja gruesa de tofu
Especias (pimienta, pimentón dulce, otras a gusto)
Germen de trigo

Pimentá ambos lados de la rodaja de tofu. Luego, pasalo por el germen de trigo (directamente, como empanándolo). No necesita huevo ni nada, ya que el tofu es lo suficientemente húmedo para que el germen se adhiera sólo. Le das un “vuelta y vuelta” en sartén o plancha con un chorrito de aceite del que más te guste, y al retirar le agregás el pimentón dulce y todo aquello que te alegre el paladar.

Si sos ansiosa, el tofu a la plancha es ideal para vos.

Tofu con espárragos y almendras al wok para dos personas:

800 gr. de tofu, cortados en cubos de 1 cm
1/2 taza de salsa soja baja en sodio
20 gr. de jengibre rallado
4 cdas. de aceite de oliva
1 cebolla roja sin piel, cortada en plumas
300 grs. de espárragos cortados “en juliana”
1 pimiento rojo sin las semillas y sin las nervaduras, cortado “en juliana”
ajo picado
2 cditas. de aceite de sésamo
50 gr. de almendras troceadas o laminadas
50 gr. de sésamo tostado

Colocá en un bowl el tofu y la salsa de  soja, y dejá reposar por 10 minutos. Luego, en wok caliente, salteá el aceite de oliva, vegetales a elección, y el ajo picado. Andá removiendo para que la cocción sea pareja. Luego agregale el tofu y saltealo hasta que quede doradito. Verté el aceite de sésamo y servilo en una fuente. Espolvoreale el sésamo tostado y las almendras fileteadas. ¡Quedás como una reina!

¡Y liviano!

Sopa de tofu al estilo oriental (vegana):

100 grs. de tofu
1 cebolla blanca chica
3 dientes de ajo
1 cebolla de verdeo chica
1 tomate
1/2 morrón verde
2 ó 3 cucharadas de aceite de coco
3 cditas. de jengibre en polvo, o 2 de jengibre picado fresco
Curry a gusto
3 tazas de agua
Salsa de soja (opcional)
1 taza de leche de coco
Verduras frescas a gusto (espinaca, repollo, cebolla de verdeo, perejil, al gusto!)
Sal (de preferencia rosada o marina)

¡Sopa todo el año!

Calentá el aceite de coco en una olla  (puede ser otro aceite, pero se recomienda ese por lo saludable y por el sabor). Agregale la cebolla en trozos, picada o en juliana (según tu agrado de textura). Lo mismo para el morrón, el tomate, el verdeo, los ajos y también jengibre si te gusta. Salteá. Agregá el agua y la salsa de soja, y cociná por unos 5 minutos. Sumale el tofu y cociná por unos 10  o 15 minutos más. Por último agregá la leche de coco (es importante que sea al final, para que no se corte). Salá y calentá un poco más. Serví con verduras picadas, ¡y disfrutala durante todo el año!