Menu Big Bang! News
Cuestionario Minitah

Nazarena Vélez: “el hombre que quiere sexo anal, es gay”

A pesar de los embates de la vida, Naza ríe a carcajadas, va al frente y no para de trabajar. De gira con la obra “Éramos tan amigas”, y a punto de rodar “El azote del diablo” -acerca del atentado a la AMIA, junto a su hija Barbie-, nos visitó en la redacción y contestó todo, sin pelos en la lengua.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

ROL PLAY

¿A qué pensás que nunca te dedicarías si fueras varón?
No tengo muchos no, y como soy medio machito, me cuesta encontrar algo. (Enumera con los dedos.) Albañil sería, político también, no sería chorro, pero hay minas chorras también (risas).

 

¿Qué consejo le darías a tu hijo acerca de las mujeres?
Para mí es muy importante el respeto, tiene que respetar a las mujeres, tiene que morderse la boca antes de putear. Le diría que nunca olvide que lo parió una mujer.

¿Y a tu hija mujer, sobre los hombres?
Más o menos lo mismo. El respeto es la clave, respetar y hacerse respetar. No hay que hacer lo que no te gusta que te hagan. Soy muy come coco con mis hijos, muy protectora, pero sólo quiero que sean felices, no importa con quién. Si están con una trola, o con un hipón, es tema de ellos. Quiero que hagan lo que sientan y que no se dejen someter.

Si tuvieras que elegir, ¿qué hombre te gustaría ser?
Mi papá, o Raúl Alfonsín.

¿Por qué?
Los admiro profundamente a los dos, mucho más a mi papá, pero a nivel político Alfonsín me genera una admiración impresionante.

¿Qué es lo que más te gusta de ser mujer?
Ser madre.

 

Si fueses hombre, ¿a qué mujer te gustaría levantarte?

No me gustan las minas, puedo decir “qué hermosa es una mujer, qué buen culo que tiene tal”, pero no me imagino levantándome una mina. Nunca tuve esa fantasía.

 

SEXO PUESTO

Si te gusta un tipo, ¿lo encarás?
No, nunca. Puedo dar una muestra medio histérica para ver si pica, pero si no, ¡chau!

Sexo anal, ¿sí o no?
No, no, no. Tengo todo un mambo con eso, para mí el hombre que quiere sexo anal, es gay (risas, muchas). Teniendo una vagina tan hermosa como la que tenemos, ¿para qué?

¿Qué opinás del sexo tántrico?
No lo soportaría, soy demasiado intensa y esto de “empezá chupándome las patitas, haceme esto por acá y después me la sacás un rato, y todavía no te la pongo. Mmmm no, te pego un castañazo y ¡ponela! Soy más bien fálica (carcajadas).

 

 

¿Pendejos o maduros?
Me gustan maduros.

Pero hora estás con un pendejo…
(Se ríe) Ahora estoy con un pendejo, pero siempre tuve un prejuicio con el tema de la edad. Gonzalo (Gamarra, su pareja actual) me ganó porque es muy inteligente, y la remó mucho tiempo. Me decía “vos me decís que no por la edad, sos un desastre, analizate, porque si no me re darías”. Y era verdad, me cerraba todo menos la edad. Pero me pudo.

Del 1 al 10, ¿cuánto te importa el tamaño del pene?
Mucho, 10, bueno, 8, prefiero eso a que sea un 10 y que no la sepa usar. Me importa porque me gusta la penetración. Por suerte soy toda chica, porque tuve tres cesáreas. ¡Pero qué desgracia que te venga una chica! (carcajadas por dos minutos)

¿Proponés / aceptás sexo en la primera cita?
¡No!

 

NO SOS VOS, SOY YO

¿Dónde se aloja el semen?
En los huevos del tipo.

En una cancha de fútbol ¿para qué sirve la medialuna del área grande?
Ay, no sé, pero para algo de algún tiro. No sé.

 

¿A cuántos metros de la ochava está permitido estacionar?
No sé, porque yo cuando veo que no hay amarillo ni bajada de discapacitados, tiro el auto. ¿Será un metro?

¿Qué es una amoladora?
Una herramienta para poner las cosas en la pared.

¿Para qué sirve la próstata?
¡Para que alguna vez en la vida les metan el dedo en el orto a los varones, a los 16 y a los 50!

¿Qué pensás de un hombre que se hace las uñas?
Me gusta que el hombre no me saque el esmalte, pero lo primero que le miro a un hombre son las manos y el calzado. Si el tipo me cae con mugrecita en las uñas, ¡me muero! No le doy bola ni aunque sea una bomba. Para mí el varón también tiene que tener las manos limpias y, fundamentalmente, ¡las uñas cortas! (siguen unos gestos que no se pueden reproducir, y carcajadas).