Menu Big Bang! News
Estar Mejor

Los “otros" tres peores hábitos para tu salud

Fumar, tomar alcohol o consumir drogas no son las únicas conductas que pueden hacerte daño. Otras costumbres cotidianas con mucha menos prensa son igual de nocivas para tu bienestar.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Que te cuides en algunos aspectos y te descuides por completo en otros, no equilibra la balanza de tu mejor funcionamiento. Para optimizar tanto tu rendimiento como el estado de tu salud, es bueno que estés atenta a algunas costumbres que de ser parte de tu vida, pueden traerte los mismos problemas que las prácticas que cuentan con la peor fama de todas.

Estas son algunas costumbres equivalentes a fumar un paquete al día de cigarrillos:



¿Sentada todo el día?

Si el trabajo te demanda estar sentada muchas horas, la actividad física 2 o 3 veces por semana no resulta suficiente. Pasar el día en la silla se relaciona con tumores como el de mama, el de colon, el de próstata o el de pulmón. El cuerpo humano fue diseñado para estar activo y la falta de movimiento aletarga el metabolismo generando grasa, lo cual puede provocar enfermedades cardíacas, diabetes o artritis. ¿Qué hacer para evitar esto? Si trabajás con una laptop podés poner la computadora sobre una pila de libros sobre el escritorio para estar parada. Si pasás mucho tiempo en la oficina, cada tanto date unas vueltas por donde puedas, para hacer circular la sangre de las piernas. Moverse, estirarse hacia un lado y hacia otro, sirve mucho. Ponete alarmas en el celular cada 30 minutos y obligate a estar consciente de esto.

 

¿Demasiado queso y carnes rojas? 

Un estudio de la Universidad de Southern California (EEUU), demostró que la hormona IGF-1, presente en la proteína animal, puede desarrollar células tumorales, de allí su peligrosidad.Para éste estudio, los investigadores siguieron la dieta y las condiciones de salud de un grupo de adultos durante 20 años, y encontraron que el consumo continuado de proteínas animales hace que una persona tenga cuatro veces más probabilidades de morir de cáncer que alguien con una dieta baja en proteínas. Algunos tips para consumir menos proteína animal: reemplazar carnes por legumbres, elevar el consumo de vegetales crudos y cereales, y perder el miedo a dejar la carne.

 

¿No dormís lo suficiente? 

La falta prolongada de sueño sube la presión arterial e incrementa las probabilidades de obesidad e infartos. Si no se duermen al menos seis o siete horas diarias, se eleva el riesgo de mortalidad a niveles similares al de los fumadores. Los sueños de poca calidad, esos en los que no se consigue completar un descanso profundo, pueden estimular el desarrollo de tumores. Para dormir mejor, tomar un baño de inmersión con aceite de lavanda, leer unas páginas de un libro, apagar todas las luces del cuarto y comer liviano. ¡A relajar!

Si alguna de éstas condiciones es parte de tu vida, consultá a tu médico.