Menu Big Bang! News
Estar Mejor

¡Basta de hambre! Descubren una enzima que puede disminuir el apetito

Si la enzima OGT no se encuentra en el cerebro, las neuronas encargadas de decirnos que dejemos de comer no lo hacen.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins en Baltimore (EE.UU.), mostró que la ausencia o deficiencia de una única enzima es suficiente para que nuestro apetito parezca no tener fin.

 

El estudio, publicado en la revista "Science", demostró que sin la enzima O-GIcNAc transferasa (OGT) las neuronas del hipotálamo en ratones no enviaban la señal para dejar de comer, ya que no se puedían comunicar entre sí. Esto provocó que los animales no sacien su apetito y sigan ingiriendo alimentos.

 

Sentir hambre es fundamental para la supervivencia, y hay dos hormonas que gestionan el apetito, la grelina, que le indica al cerebro cuando se tiene hambre, y la leptina, que le comunica que ya se ha comido suficiente. Muchas personas que sufren de obesidad tienen problemas con alguna de estas hormonas.

estos resultados,pueden suponer un avance para el diseño de fármacos o de otras vías para controlar el apetito". Olof Lagerlöf, director de la investigación

Esta nueva investigación demostró que los animales que no tenían la enzima OGT (no se rían del nombre) tenían tres veces menos sinapsis, (comunicación entre células) y de esta manera no se comunicaban efectivamente.

 

Según Olof Lagerlöf, director del estudio,"todavía hay muchos aspectos de este sistema que permanecen desconocidos. Pero creemos que hemos encontrado un nuevo receptor de información que afecta directamente a la actividad cerebral y al comportamiento alimenticio. Así, y en caso de que nuestros resultados sean trasladados a los seres humanos, pueden suponer un avance para el diseño de fármacos o de otras vías para controlar el apetito".

 

Teniendo en cuenta que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de 2,8 millones de personas al año mueren a causa de la obesidad o el sobre peso, este descubrimiento,  es una muy buena noticia.