Menu Big Bang! News
Estar Mejor

Veganismo: ¿dieta, filosofía, o talibanización encubierta?

Aunque cueste pensarlo como forma de vida, el rechazo al consumo de productos de origen animal está aumentando en todo el mundo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Según sus practicantes, el veganismo es una alternativa ética al consumo y a la dependencia de productos no adaptados a las necesidades físicas y espirituales del ser humano como la carne, el pescado, los lácteos, los huevos, la miel, y todos los artículos derivados de los animales como el cuero o las pieles.

 

Hace unos años -sobre todo desde que algunos famosos hicieron pública esta elección de vida-, el veganismo empezó a cobrar protagonismo mundial. “El veganismo es un estilo de vida en el que todo gira en torno al respeto a todas las personas, sin importar si son humanas o no”, dice Carol Pino, de DefensAnimal.org”.

 

Ahora bien, ¿qué comen los veganos?

Sustituyen los lácteos por bebidas vegetales, evitan las galletitas o panes hechos con manteca o huevo, y no consumen alimentos fabricados por animales, como la miel. Esto hace que muchos médicos consideren que es una dieta incompleta.

 

Muchos nutricionistas están en desacuerdo con el no consumo de lácteos porque, según ellos, la falta de calcio proveniente de esta renuncia nos afecta muchísimo. Por ejemplo, en el desarrollo de osteoporosis. Pero los nutricionistas expertos en veganismo opinan lo contrario: si sustituimos correctamente lo que los lácteos nos proporcionan, aseguran que no hay problema.

Según los detractores, el talón de Aquiles de la alimentación vegana es la vitamina B12, exclusiva de los productos de origen animal, que sólo se suplementa de manera farmacológica. Pero quienes optan por éste tipo de dieta se ocupan mucho de su comida y utilizan una variedad enorme de alimentos y evitan problemas con la inclusión de avena, centeno, cebada, quinoa, mijo, sarraceno, derivados de la soja, tofu, tempeh, mijo, seitán, etc.

 

Lo importante para comenzar en esto, es cocinar lo mismo de siempre pero sin productos de origen animal. Es fundamental hacer la transición hacia este tipo de dietas con un especialista y seguir controles puntuales, para evitar los déficit de vitaminas y minerales

Los veganos están muy atentos a los productos cosméticos. La producción y distribución de cosmética no testada con animales, -o cruelty free- es uno de los aspectos que más ha crecido. Así lo dice Ben Williamson, uno de los portavoces de PETA (People for the Ethical Treatment of Animals -  Personas por el Tratamiento Ético de Animales): “desde que en 2004 se prohibió la experimentación con animales en el marco de la Unión Europea, cada vez más marcas de cosméticos se han sumado a la lista de empresas comprometidas con esta causa”.

 

Las prendas de vestir no escapan a las exigencias del veganismo, que no permite usar cuero, lana ni seda. No resulta tan difícil vestir sólo ropa de algodón, lino o materiales sintéticos.