Menu Big Bang! News
Felices mientras podamos Susanita’s style

6 consejos para elegir wedding planner

Escoger quién organiza la boda es casi tan importante como la elección de marido. O tal vez, un poco más…

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

¿Sos de las que sueñan con una fiesta de casamiento memorable, perfecta en todos los detalles? ¿Querés que todos hablen del evento por los tres meses siguientes y que sea mejor que todas las demás bodas a las que fuiste? Si ya te propusieron pasar por el altar, lo que necesitás es un/a wedding planner. En español, un/a organizador/a de bodas. Si lo podés pagar, ¡ni se te ocurra intentar hacerlo sola! Porque el stress no te dejará disfrutar de nada de lo que suceda antes, (y quién sabe, tampoco durante). Junto a este profesional podrás diseñar el gran día a la perfección. Claro que no cualquiera es ideal para vos, así que te dejamos estos consejos para una elección acertada.

 

1.   Buscá a alguien con experiencia comprobable. La persona en cuestión tiene que tener sensibilidad para acompañar y atenuar la tensión que provoca dar un paso que puede salir muy bien o muy mal. Ideal: que también sea diseñador/a. Y por supuesto, que tenga una amplia información cultural, musical, gastronómica, de gestión ¡y de todo!

Se usan las tortas de boda colgantes. Si lo sugiere tu wp, está on line con lo último.

2.   Que cuente con una cartera surtida y amplia de proveedores, de calidad y confiables. Si soñás con una cantante lírica entonando el Ave María cuando ingresan al salón, sería bueno que no te encuentres con un señor disfrazado de Piñon Fijo cantando chu chu á, chu chu á.   

 

3.   Fijate si tiene el tiempo necesario para darte la bola que necesitás, o si cuenta con empleados que lo vayan cubriendo en algún momento u otro. No sirve si no te dan bola, es un momento crucial para vos. Si el vestido te queda mal y hay que salir corriendo a buscar otro, tiene que estar ahí para sostenerte. Otro elemento fundamental es la paciencia, porque deberá sobrellevar estoicamente tus cambios de opinión en las elecciones de dj, mantelería, menú…. Debe sonreír y asumir esos cambios con buena onda.

4.   Mirá su portfolio. Fijate que los casamientos que organizó no sean todos iguales. Cada pareja requiere un determinado tipo de fotógrafo, de torta o de profesional. Hay mucho de psicología en este trabajo. Evaluá si suele entrevistar a ambos, o si sólo les ofrece que elijan de un book sin orientarlos según su individualidad. A su vez, debe poder liderar un equipo y poder sacarle lo mejor en condiciones favorables o no.

 

5.   Lo que no se ve es tan importante como lo que sí. El éxito de una boda depende del timing para ir de una situación a la otra, de la salida y entrada de platos, de las sorpresas y de cómo se instrumenta todo esto. El profesional debe estar atento a posibles situaciones álgidas, a si hay que hacer cambios a último momento... Si la boda es grande, en general se quedan a chequear que todo se cumpla al pie de la letra, o mandan a algún empleado que lo haga por ellos.

6.   Y por último, no olvides tener en cuenta tu impresión personal. Concertá una reunión en un bar, charlá, preguntale cosas. Tratá de que sea alguien que interpreta no sólo tus gustos, sino también tus modos y tus tiempos. Debe haber onda, tenés que confiar en él/ella. Le entregás la organización del evento de tu vida (no sabremos si de toda toda la vida, pero al menos hay que festejarlo como si lo fuera).