Menu Big Bang! News
Felices mientras podamos ¡Rescatémoslo de la lista negra!

7 claves para comer chocolate ¡sin engordar!

Nadie abandona el derivado del cacao y no lo extraña. Pareciera ser el enemigo número uno de las siluetas perfectas, pero ¿si le buscamos la vuelta para comerlo y no rodar?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

 

El cacao posee aminoácidos como el triptófano, que favorece la producción de serotonina, neurotransmisor que produce felicidad, tranquilidad y sedación. También feniletilamina, que activa receptores cerebrales que producen placer y bienestar. Pero cuando empezamos una dieta, el chocolate es uno de los primeros alimentos que se prohiben. ¡Qué injusticia!

 

 

Sin embargo, ¡buenas noticias! Se acabaron los días de evasión de chocolate para no engordar. Con moderación, el otrora enemigo ayuda a bajar de peso porque estimula al metabolismo a ponerse en marcha. Y es un aliado porque, ingerido en porciones lógicas, quita un poco la ansiedad, alta enemiga de la balanza y la celulitis.

 

 

Estas son las claves a tener en cuenta para disfrutar de uno de los alimentos más deliciosos y que la línea no se convierta en mamarracho:

 

Pureza

El chocolate más saludable es el que posee el grado más alto de cacao: si es amargo, por encima del 70%; y tiene muy pocos conservantes. Se estima que el consumo de 100 gr. por día es perfecto para segregar serotonina (la hormona de la felicidad) y brindar bienestar y relax al cerebro. Tip: una tableta en la mesa de luz para coronar una noche de sexo con charla y chocolate…

 

 

El horario

El mejor horario para consumir chocolate de buena calidad es después del almuerzo, ya que el organismo necesita de energía extra para llevar a cabo el proceso de digestión, entonces utiliza las calorías ingeridas evitando que los alimentos se fijen como grasas. Listo, ya sabes qué postre acompaña el café.

 

 

¡No le tengas miedo!

Una vez que incorporamos el chocolate en dosis correctas, le quitamos el cartel de “demonio”. Si sabemos que podemos comer un poco, lo sacamos de la lista negra y evitamos los conocidos atracones o expediciones nocturnas y a escondidas a la heladera.

 

No definirlo como “recompensa”

Que no sea un premio, onda “hice mucho ejercicio, me como una barra de chocolate”. La buena noticia es que si se mantiene una dieta variada y magra, y la actividad física es regular, cualquier persona puede incorporar el chocolate sin engordar.

 

 

 

Es antiage

El chocolate negro es rico en flavonoides, que son sustancias que actúan como antioxidantes protegiendo a las células de la acción de los radicales libres, siempre que se trate de uno puro. Ayuda a retrasar la aparición de arrugas y permanecer joven por más tiempo.

 

Combate la fatiga

Mejora los síntomas de fatiga y funciones físicas, la depresión y la ansiedad, gracias a los polifenoles, que son unas sustancias que aportan multitud de beneficios.

 

 

¿Cómo y cuánto?

No más de 100 gramos por día y equilibrar las calorías incorporadas comiendo menos de otros dulces. Consumí sólo chocolate negro. El chocolate blanco y el chocolate con leche no aportan estos beneficios y, además, tienen un nivel más elevado de calorías. Es bueno que venga relleno de alguna fruta; nunca con dulce de leche o en forma de turrón.