Menu Big Bang! News
Felices mientras podamos

¿A qué edad somos más felices?

Contrario a lo que solemos pensar, un nuevo estudio revela que no son ni los 20 ni los 30 los años más felices, ¿cuáles son?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Según el dicho, todo tiempo pasado fue mejor, pero parece que no es tan así. Un nuevo estudio se preguntó a qué edad las personas son más felices y el resultado fue revelador.

No es la infancia despreocupada, ni la juventud en la que no parás de salir y tomar con tus amigos. Tampoco son los 30, que parecen asociarse con el comienzo de la adultez. El mejor momento resultó ser a los 50 años.

Según la encuesta realizada en Gran Bretaña, los mayores de 50 años son más felices, más ricos y más despreocupados de lo que han sido en toda su vida.
El estudio fue publicado por el diario Independent y analizó las circunstancias y actitudes de 50.000 personas de alrededor de 50 años y encontraron que estas personas se sienten 4 años más jóvenes y diez años mentalmente más jóvenes que su edad real.

Felices
¡Se puede!

Por otro lado los cincuentones comienzan nuevos pasatiempos, viajan más seguido y se jactan de tener una vida sexual más gratificante que cuando eran más jóvenes.

De los miles que contestaron las preguntas, la mayoría (un 61%) dijeron que estaban disfrutando de la vida más que nunca, que tenían más tiempo para sí mismos. Los números indican que más de la mitad viaja, 1 de cada 5 estudia idiomas y 1 de cada 10 planea aprender un instrumento.

Feliz
¡No importa la edad!

Entre las explicaciones sobre por qué estaban disfrutando tanto de la vida, una mujer de 51 años dijo: “Parece que disfruto de las cosas pequeñas de la vida mucho más, el arte, la naturaleza o estar en casa, en el sofá tomando un té y no sentirme culpable por eso”.

Otro de los consultados contó que, “He tenido el mejor sexo de mi vida”.
La mayoría de los consultados dijo que no se va a sentir viejo hasta los 77 años y que espera vivir, por lo menos, hasta los 84 años.
A no perder las esperanzas, que parece que lo mejor se viene después de los 50.