Menu Big Bang! News
Más pinas que las gallutas Juegos eróticos

Los tips más hot para que avives tu previa sexual

Si tus encuentros bajo sábanas están medio adormecidos, podés tomarte un tiempo y organizar algunos juegos simples y divertidos para que la experiencia sea más placentera. ¡Vamos, que no todo está perdido!

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Muchas mujeres no llegan al orgasmo, ¡o peor!, con el tiempo pierden el interés en el sexo. Los posibles motivos son variados: pudor, falta de confianza, sequedad vaginal, o una imaginación equivalente a cero para calentar la situación. A no desesperar, la creatividad puede arrojar recursos salvadores que ayuden a recuperar la danza perdida de gemidos. Estas son algunas propuestas para que le tires a tu pareja:

Jugar a la primera cita

Si pueden sacar su lado actoral, jueguen a encontrarse por primera vez en algún lugar con onda, y preséntense como si nunca en su vida se hubieran visto. Ejerciten el mirarse, compartan una copa, háganse preguntas. Relájense y déjense seducir. Tal vez lo encuentres al otro tan sexy como esa primera vez. O quizás te vayas a casa con el mozo. Quién sabe.

 

Stevie Wonder Sex Machine

Cuando no se cuenta con determinado sentido, todos los demás se agudizan. Podés apagar las luces y dejar todo a oscuras, o usar un antifaz o un pañuelo sobre los ojos, tuyos, suyos, o de ambos. Si bien es cierto que es muy excitante hacer el amor con la luz prendida, también puede serlo andar a tientas por la habitación, buscarse por el tacto o por el sonido de la respiración. Guarda si hay muebles.

Jugar al gallito ciego es otra.

Cartas eróticas

Con cualquier mazo, inventar un juego y anotar las reglas, que deben cumplirse. Mezclar las cartas y el que saca una le toca la acción, y el otro la recibe. Por ejemplo, de acuerdo al palo: copa: sexo oral; espada: penetración; bastos: vale todo o libre elección, y oro: probar algo que ninguno de los dos haya hecho nunca. Los valores de las cartas indican el tiempo de práctica de cada cosa. El as, 1 minuto, el 12, 12 minutos y así. Los comodines pueden sodomizar al otro o que limpie la casa, ¡depende de ustedes!

El que pierde, una prenda tendrá (o se sacará).
El que pierde, una prenda tendrá (o se sacará).

Sin manos

Es el sexo como siempre, pero prohibido usar las manos. Hay lengua, dedos del pie, cola, rodilla, en fin… el cuerpo humano es una gran superficie de placer que merece ser despertada en todos sus recovecos. También se puede agregar un canto, o recitar el monólogo de Hamlet mientras le practicás sexo oral. Si estudias locución es un interesante ejercicio de modulación. 

Todo ayuda para después... ¡explote!
Todo ayuda para después... ¡explote!

Cualquier ritmo meterás

Penetración al ritmo de la música. ¿Sos un poco torpe bailando, perdés el compás con facilidad? A practicar con alguna canción muy cadenciosa, tipo La Macarena o Rock del Gato, y con cada golpe de batería, una embestida contra el cuerpo del otro. Ojo con la música electrónica o el dance, que se complica.

Strip tease

Clásico, pero no por ello deja de ser funcional. Si no te da vergüencita, clavate un conjuntito sexy, accesorios, tacos, alguna música fuerte (¡evitá el tema de ACDC, Shook me all night long, que lo usan todas!), y bailale hasta que le explote la bragueta. Pero no lo dejes tocarte hasta el final del show. Si se va en seco, alcanzale una toallita.

Lubricantes y cremas

Pueden salir de compras juntos y excitarse eligiendo variedades de geles con sabores, olores y consistencias varias. Los de sabor sirven para lamer todo el cuerpo, y luego pueden utilizarse para unos ricos masajes, hasta incursionar en prácticas que tal vez nunca hayan intentado, como el sexo anal. Si los guardás en la heladera, no te confundas al otro día ¡al untar la tostada en el desayuno!