Menu Big Bang! News
Más pinas que las gallutas

Ocho motivos para amar el lubricante íntimo

Vamos a dar de baja ya mismo el tabú sobre el uso de geles y derivados durante el acto sexual, y te vamos a dar unos buenos motivos para que los incorpores, los disfrutes, ¡y los recomiendes!

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

No siempre es tan rápido

La lubricación en la mujer es una señal de excitación que generalmente ocurre durante la estimulación sexual. Los vasos sanguíneos se dilatan de manera que la sangre se dirige a la zona genital, y esto hace que el sexo sea más sencillo y más agradable. Pero a veces, aunque estemos muy calientes, el cuerpo tarda en ponerse de acuerdo con la cabeza. Eso es normal, ¡no tenemos un interruptor! Para estas ocasiones el lubricante es idóneo; usarlo en los juegos previos ayuda a que cabeza y cuerpo se encuentren.

 

Nuevas sensaciones

Una mujer puede estar lo suficientemente húmeda, pero de todas maneras, adicionar lubricante genera una sensación más profunda y placentera. Aunque no existan problemas de sequedad vaginal, el lubricante puede llevar el encuentro sexual a otro nivel.

 

Resuelve problemas

Hay diferentes razones por las que una mujer puede sentir un gran deseo sexual y no mojarse tanto como quisiera. Esto puede tener relación con el ciclo menstrual, la menopausia, o algún tipo de medicación psiquiátrica o anticonceptiva. Con el uso de lubricantes, todas éstas desventajas pueden reducirse y hasta desaparecer.

 

Libera la mente

Para no estar preocupándose por si la humedad va a ser suficiente o por si la penetración va a doler, lo mejor es usar gel y dejar que el placer haga el resto. Es posible disfrutar sin darle tanta bola a la cabeza.

 

Disminuye la fricción

Sólo un poco de lubricación es suficiente para que la penetración sea mucho más amigable. A medida que el ir y venir vaya en aumento, el placer y el momento resultarán mucho más hot.

 

Convierte los juegos previos en mucho mejores juegos previos

Cuando te hayas dado cuenta de que los lubricantes te gustan, estarás lista para usarlos en la previa. Pueden pasárselo uno al otro, esparcirlos por todo el cuerpo, todo vale.

 

También suma en la masturbación

¿Por qué usarías vaselina solamente acompañada? El lubricante también es genial en soledad. Descubrir nuevos placeres en la masturbación es posible, sobre todo cuando la autosatisfacción es la única opción. Algunas mujeres los usan con sus juguetes eróticos. ¡A gozar, mi amor!

Sexo anal placentero

El ano no se auto-lubrica como la vagina, por lo que la lubricación externa es recomendable tanto por el placer como por la seguridad de la zona. Es fundamental elegir el producto adecuado para cada situación.