Menu Big Bang! News
Por todo el cuerpo

Lo requete último en tendencias probeauty

La expectativa de vida superó los 75 años hace rato, e intentar ser eternamente joven ya cayó de maduro por inútil. El verano 2016 ya es pasado y hay que contener el desborde. ¿Lo óptimo en tratamientos? ¡Tomá nota!

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Parecer más joven ya pasó de moda. Lo in, en materia de estética, es lucir frescura, estar en eje; armonizar el envejecimiento y hacerlo sexy. Para ello, los tratamientos que más se eligen son los no invasivos y los más naturales. El infalible para lucir espectacular y con un glowing misterioso, es que te hagan el amor todos los días, o lo más seguido posible. Si no disponés de tal maravilloso tratamiento o no sos muy sexual, siempre habrá opciones para compensar.

 

 

El medio ambiente en general y el sol en particular manchan la piel, la resecan y la arrugan, así que, querido, querida: vayas al colegio secundario o a la oficina, limpiate el rostro con una buena crema y aplicá protector solar con alto factor de protección UV antes de salir de casa. Después, todo va de acuerdo a edades y deseos.

 

 

Los métodos que hoy más se utilizan son estacionales: en invierno, la microdermoabrasión con punta de diamante y los peelings (ya sean  suaves, como es el ácido mandélico, o los fuertes, como pueden ser los de ácido retinoico). En verano lo ideal es aplicar radiofrecuencia, que produce un calentamiento en la piel y en el tejido graso subcutáneo, favorece el drenaje linfático, y coadyuva a la formación de un nuevo colágeno.

 

Para el cuerpo

Estimadas: “para combatir la odiada celulitis se utiliza mesoterapia, que son medicamentos aplicados directamente en la zona afectada de la piel mediante microinyecciones. Para tonificar y de acuerdo a la zona a tratar, se combinan diferentes productos junto con quemadores, que constituyen una mesoterapia más profunda con preparados específicos. Le podés sumar aparatos de cavitación para disminuir la adiposidad y tensar, que por lo general se aplican una vez cada tres semanas. Sin dudarlo, verte bien es sentirte mejor”, dice la doctora Natacha Seara, especialista en Medicina Estética (MN 113884).

 

Cuando aparecen las arrugas, hay que evaluar de acuerdo a la edad:

A los 20, conviene más la microdermoabrasión junto con peelings suaves con ácido mandélico, que se extrae de las almendras amargas y es muy efectivo. Para las de 30, lo mismo que para las de 20 pero con peelings más fuertes, de acuerdo al cuidado y el color de cada piel. 

A los 40 hace su entrada triunfal la toxina botulínica, una proteína que produce el relajamiento de los músculos, bloqueando el impulso nervioso y disminuyendo las líneas de expresión y arrugas finas. Va muy bien en el entrecejo (¡no frunzas así el ceño!) y en las perioculares (las odiadas patas de gallo). También el ácido hialurónico se utiliza para rellenar las zonas más fláccidas o para relleno de labios si se busca mayor volumen.

 

 

A partir de los 50 se agregan peelings más fuertes y mayor cantidad de toxina botulínica, cuantas más arrugas haya. El hialurónico, presente naturalmente en nuestro organismo, es ideal para rellenar por debajo de los pómulos y para un relleno leve de los labios. Los tratamientos laser de luz pulsada son geniales para corregir lesiones vasculares de la piel y debidas al fotoenvejecimiento, sobre todo para eliminar manchas solares, las arañitas típicas de los pómulos.

 

Y como regla de tres simple: siempre limpiarse el rostro al acostarse y levantarse, hidratarlo con una buena crema y beber mucho agua, ya que la capacidad de hidratación es lo primero que se aleja. Para que vuelva, empezá con mojarte. Mucho, mojate mucho.