Menu Big Bang! News
Style

Necesitan hacerse las tiernas: celebrities con animalitos

La moda de la famosa con mascota está súper instalada. En algunos casos ellas adoran a sus chiquitines, y en otros, son sus asesores de imagen los que, frente a la posibilidad de no tener nada mejor que hacer con las manos durante la foto, les recomiendan que sostengan algún ser enternecedor.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

En el Diccionario de la Real Academia, la primera acepción de mascota es la de “persona, animal o cosa que sirve de talismán”. La segunda, alude al “animal de compañía”, así que las famosas tienen en sus bichitos talismanes o compañeros que traen buena suerte (gran opción en vez de un novio o marido problemático, en muchos casos). De paso, también suman un puntito en la tabla del ascenso fashion style para la vida cotidiana. Veamos algunos ejemplos:

Oriana Sabatini es actriz, novia de Julián Serrano, e hija de los archifamosos Ova Sabatini y Catherine Fulop. También cobró fama por su particular mascota, un hurón, bichito que podría pensarse parecido al cobayo o al hámster, pero más sociable y limpio. Los hurones son juguetones, viven en jaulitas especiales y se escapan con facilidad. Por eso se hizo viral un video en el que Coco se le escapó a Cathy cuando Oriana se lo dejó a cargo durante un viaje. Pensar que en el patio de nuestras abuelas sólo encontrábamos canarios enjaulados…

 

Reese Witherspoon, la legalmente rubia exitosa, es fan de los animales de granja. Tal es así que en su rancho convive con dos chanchitos, tres perros, cabras, un pony y dos burritos, Honky y Tonky. Nos encanta ver cómo conviven el glamour de la alfombra roja con los aromas propios del caso. No sabemos si ella es una Honky Tonk Woman, pero… ¿habrá leído Platero y yo de chiquitita?

 

Nuestra diva local, Su Giménez, fue pionera con su pequeño Jazmín, que generó un montón de leyendas urbanas, empezando por la primera incógnita de todas: ¿era macho o hembra? Este yorkshire supo vivir lujos y excentricidades y cuando falleció, en 2006, se dijo que había sido reemplazado por otro igual sin que la diva se diera cuenta. Lo cierto es que tan triste estuvo ella, que apenas logró reemplazarlo hace un par de años por Kico, un viszla marrón.

 

La polémica pop star Miley Cirus tiene varias mascotas: gatos, perros y peces, pero la más llamativa es la antes llamada Bubba Sue, y ahora, Pig. Miley lleva a su cerdito a todas partes, especialmente a las portadas de revistas. Pero por estos pagos tampoco nos quedamos atrás y tenemos a nuestra propia Reina de los Porcinos: Ayelén Paleo muestra orgullosa a Rubí, una chanchita vietnamita. OMG.

Miley hoink-hoink.

Nuestra otra gran diva local, Moria Casán, es imparable. Ya tenía a Cristóbal, un chihuaha que llevaba a todas partes. Pero ahora sumó a la familia ¡a una rata! Parece que después de pasar unos días en la cárcel paraguaya, amplió su espectro mascotil sin hacer ninguna distinción. Ya sabíamos de las atenciones que recibía Cristóbal: Moria le traía perras para que le dieran satisfacciones sexuales. ¿Le llevará ratones a su Lady Rata para alguna fiestita?

Moria y Cristóbal, predecesor y boceto canino de la rata de The Hole. 

Para frutilla del pastel de este listado dejamos a quien inició esta tendencia, la inalterable y maravillosa Marilyn Monroe. Tuvo varios perritos, pero fue Hugo, el basset hound que compartía con Arthur Miller, su estrella y hasta objeto de pelea a la hora del divorcio. Tiempo después, Frank Sinatra le regaló un caniche blanco a quien ella llamó Maf -apócope de mafia- por las relaciones non sanctas que, se dice, La Voz tenía. "Los perros nunca me muerden. Sólo los humanos”, comentó la First Blonde Queen entre esos delicados suspiros que sólo ella podía exhalar.

Ella y Maf.