Menu Big Bang! News
Tendencias

Claves para elegir vestido de novia

¿Diste el sí? Lo más importante ya lo tenés: el novio. Ahora bien, pusieron fecha, eligieron salón, hicieron la lista de invitados, ¿y el vestido? ¡Socorro! ¡El vestido!

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

No te desesperes, acá te dejamos las claves más importantes para elegir el atuendo del evento más importante de tu vida.

 

¿Cuándo?

Unos seis meses antes empezá a mirar revistas, diseñadores, tiendas. Calculá la estación, el clima. Si no tenés seis meses, optimizá la búsqueda. Armate una agenda para ir probando géneros, modelos y texturas. Si te lo comprás, que sea con un buen margen por si hay que tomarle o soltarle. Acordate que tenés que estar, además de espléndida, cómoda.

 

¿Cuánto?

Es muy importante que fijes un presupuesto, sea que lo compres o que lo mandes a hacer, y lo comuniques a quien te lo venda o te lo diseñe. Marcá un límite, porque se van sumando accesorios, bordados, telas importadas…

 

¿Qué mirar al probártelo?

Si es para vos, si resalta tu belleza y tu figura. Si la tela te acaricia o te molesta. No hagas el truco de “hago dieta y después me lo pruebo”. Si estás pensando en bajar unos kilos antes del gran momento de tu vida, acomodate mejor a ese plan. Igual, lo recomendable es probárselo con el cuerpo del momento y cuidarse para no engordar, en todo caso.

 

¿Largo o corto?

Va en gustos y en cómo es cada una. Los vestidos cortos van ganando terreno. Si sos bajita, no te va a favorecer. Pero ahora existen opciones dos en uno: empezás la fiesta con el largo y la falda se quita dejando ver una sexy minifalda. Vos elegís.

 

 

¿Color?

Ya sabemos que el blanco es el clásico, pero avanzan otros colores. Son tendencia los pastel, chocolate, rojo y hasta ¡negro! Sí, sí. No es necesario enviudar. Podes casarte para lucir el color más chic y sexy. Si el blanco te parece demodé, aburrido o (bué) demasiado virginal, animate a trascender.

 

¿Abajo del vestido?

Ya lo tenés, te lo probaste como cuatro veces (¡que el novio no lo vea por favor!). Pero no te olvides de la ropa interior. De acuerdo al modelo, sea strapless, con breteles o un solo hombro, tenés que optar por un buen corpiño y bombacha que te queden justos y no marquen.