Menu Big Bang! News
Tendencias

¿Cómo hacer para que tu novio no pueda revisarte el celular?

Ya lo sabemos: la contraseña es necesaria para cajas de ahorro, teléfonos, cuentas de redes sociales, mail, tarjetas de crédito. Un verdadero perno: hay que hacer una lista aparte para no olvidarlas y para colmo te las hackean, si quieren. La buena noticia es que estas imposibles de recordar claves de acceso alfanuméricas desaparecerán en 10 años para dar paso a lo último en passwords: los identificadores biométricos. En esta nota, te contamos de qué se trata.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El trastorno de recordar los miles de password que necesitamos para la vida cotidiana está en vía de extinción. Se viene la selfie, las huellas dactilares y hasta los latidos de corazón, denominados identificadores biométricos, para establecer la veracidad del usuario. Según una encuesta a nivel global realizada por Master Carsd, el 53%  de los compradores olvida sus contraseñas más importantes más de una vez a la semana, lo que les hace perder más de 10 preciosos minutos en restablecerlas.

 

Lo vimos en algunas películas de ciencia ficción y ya hay compañías probando estos métodos. Rasgos personales intransferibles como las huellas dactilares o el iris del ojo serán el password que se viene. El desafío está en encontrar EL método de identificación que, además de confiable, no requiera de demasiado esfuerzo. La tarjeta de acceso, por ejemplo, si bien es sencilla y personal, abre la puerta de entrada a un tercer factor, transferible en este caso.

 

Algunos fabricantes de dispositivos inteligentes ya incluyen lectores de huellas dactilares en algunos de sus modelos para verificar la identidad de sus dueños o smartphones con un lector de iris.

En el rubro bancario, ya hay un método prototipo, a través del cual los clientes realizarán sus transacciones a través de identificación por escaneo de rostro y reconocimiento de voz, completando la medida de seguridad.

De acuerdo al Financial Times, en otros casos se utilizarán 50 parámetros para el sistema. Y una conocida tarjeta de crédito ya cuenta con Selfie Pay, una función que te permite pagar simplemente sacándote una selfie. Ya existen programas piloto del selfie-password en en Países Bajos y Estados Unidos. A mediados de 2016 estará disponible para las instituciones financieras en Estados Unidos, Inglaterra y Canadá, y el lanzamiento mundial se producirá en 2017.

 

¿La contra? Si te da el ataque de cambio de look de un día para el otro, ¡ojo! En el caso del reconocimiento facial pueden darse problemas: tal vez el programa no identifique tus mechas californianas y te niegue el acceso. Pero, ¡al fin! podrás dejar el celular en cualquier parte sin temor a que salgan tus wasaps publicados en todas las redes sociales.