Menu Big Bang! News
Vida Cotidiana

8 enseñanzas sobre igualdad de género para las niñas

La forma en la que los chicos construyen las diferencias de género son resultado directo de cómo se los transmiten los adultos. Ropa, juguetes, libros, conductas, son los modelos con los que forjarán su visión.

 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Escuela, hogar, redes sociales, películas y música, moda y colores, estilos y estereotipos revelan los indicadores para las diferencias de género. Cada vez más organizaciones y comunidades trabajan para que el mensaje que se les da a las niñas las aleje del falso modelo del sexo débil, que su capacidad de lograr sus sueños y metas y su éxito no depende del género y que triunfar en la vida no depende de tener un cuerpo perfecto, un marido o menos arrugas. 

Sin embargo, siguen siendo frecuentes las publicidades, publicaciones o conversaciones que nos muestran que la igualdad de género aún no es una realidad, a pesar de lo urgente, y que, los adultos deben enseñarles a las niñas que ser mujer no es una debilidad ni una limitación. 

Hay nenas que les gusta jugar al fútbol, como cualquier otro deporte.

La forma en que nuestros hijos perciben las diferencias de género está influenciada directamente por los padres, al menos en sus primeros años de vida. Si los inscribimos en clases de danza o de fútbol y si decimos (o no) qué cosas son "de mujeres" y "de hombres" los limitamos. Si a las niñas les compramos sólo muñecas o les compramos comprándoles trajes de princesas en vez de cualquier otro incentivo, como puede ser enseñarles algún instrumento, les mostramos un horizonte muy pequeño.  

Enseñar sobre tareas compartidas por ambos géneros.

A continuación, te dejamos algunos mensajes interesantes que pueden ser transmitidos a las nenas, futuras mujeres, para colaborar con su empoderamiento y su autonomía de pensamiento en cuanto a la igualdad de género. 

#1 Sos única: 

Decirle que no debe parecerse a nadie para ser exitosa y feliz. Ni usar cierto tipo de ropa, escuchar cierto tipo de música o tener el pelo de un color le darán categoría de mujer o señorita. Si aprenden a valorar su persona como son, afrontarán mejor los desafíos de convertirse en una mujer.

Ella quiere vestirse de pirata. ¿Por qué no?

 

#2 Los juguetes no tienen género: 

Si quieren jugar con un camioncito de plástico, entrenar fútbol, comprarse un casco de bombero o usar bloques para construir... ¿y? Es importante exponerles a las niñas a diferentes opciones para que elijan, sin predeterminarlas, una tendencia muchas veces marcada por la costumbre que traen los adultos por herencia.

Muñecas... autos. ¿Quién dice qué?

#3 Que pasen de la opinión de "los demás" cuando es dañina:

En las redes sociales, cualquiera puede escribir cualquier crueldad y hacerles pasar un muy mal rato. Insultar, decirles "gorda", "tonta", "flaca", "fea", cualquier cosa que la hiera, que no debería ser tal. Es importante brindarles las herramientas emocionales y el lenguaje para saber diferenciar entre una opinión constructiva y un mensaje vacío sin otro propósito que hacer daño. Y, en todo caso, que eso no las afecte más que para eliminar ese mensaje.

Darles las herramientas emocionales para defenderse.

#4 Casarse y tener hijos es una elección, no es obligación ni objetivo ineludible: 

Básico: las hijas deben recibir de sus madres el mensaje de que un hombre (esposo, novio, pareja) no es la validación de su éxito personal. Que pueden estudiar, viajar, comprarse una casa, dirigir una pleícula o construir un puente sin necesidad de un hombre en sus vidas. Y que ellos pueden ser inspiradores y compañeros elegidos, siempre que las traten bien. Lo mismo con ser madres. Explicarles que es una decisión a ser tomada, no una obligación moral para realizarse como parte del género.

Cómo, cuándo y con quién... ¡es una elección!

#5 Tu cuerpo no es una imagen de los medios: 

Ayudarlas a entender que su cuerpo es su herramienta más poderosa. Que sus curvas o su altura, no las definen. Que esos brazos y esas piernas están para abrazar, correr, jugar, lograr cosas o lo que ellas quieran y no para que les pongan "like" en las redes sociales.

Las publicidades no deben decirte cómo vestirte ni cómo actuar.

#6 Los hombres también lloran: 

Además de enseñarles que las mujeres no somos el sexo débil, también que los hombres no son de piedra. Son seres humanos, pueden llorar, emocionarse, abrazar. Son falibles, no hay que esperar que siempre sean, necesariamente, los más fuertes en momentos adversos.

Sí, y si se emocionan, mejor aún.

#7 Podés usar taco aguja y a la vez descubrir la vacuna final contra el SIDA: 

¿Quién dijo, por qué extraña razón, habría que elegir entre ser coqueta e inteligente? Basta de hacer eternos los estereotipos de género, o tratar de encajar. La mujer inteligente no es la de los anteojos y ropa aburrida, siempre. Por otro lado, ser o parecer atractivas no garantiza el éxito de nada en ninguna parte.

¡Pero claro que sí!

#8 El futuro les pertenece: 

La igualdad de género es una utopía en muchos países donde las nenas son obligadas a casarse a los 11 años, abusan de ellas o las transforman en esclavas sexuales, no pueden elegir o no pueden ir a la escuela, además de sufrir crueldades físicas. Contarles que ellas pueden cambiarlo, que no deben aceptar reglas que atenten contra sus libertades personales, que ser mujer no implica la naturalidad de nada.

¡Vivas y libres las queremos!