Menu Big Bang! News
Vida Cotidiana

Furor mundial por los japoneses embarazados

Son políticos que lucieron panzas de dulce espera para alentar a los hombres a participar en las tareas domésticas. ¡Aplausos!

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Un grupo de funcionarios públicos japoneses recrearon en sí mismos un embarazo de 7 meses. Muy valientes, se calzaron chalecos delanteros con 7 kilos de peso, especialmente distribuidos en la zona pélvica. Así, subieron escaleras, cargaron bolsas del supermercado, y esperaron a que alguien les dé el asiento en el colectivo. Uno de ellos realmente se esfuerza al intentar ponerse las medias, y a otro se lo ve extenuado tras doblar un montón de ropa.

“Es muy difícil llevar a un niño en el vientre y realizar las tareas domésticas”, dice Shunji Kono, de 52 años, gobernador de la ciudad japonesa de Miyazaki. “Creo que tengo que ser mucho más amable”, agregó este padre de tres niños. En el video, intenta infructuosamente ponerse un par de medias.

En Argentina, según un informe de la Universidad Tres de Febrero de 2016, las tareas del hogar son compartidas en menos de la mitad de los casos. Todo lo que tiene que ver con cocina, limpieza, compras y trámites sigue a cargo del género femenino. Todo pese a que el 86% de los hombres opina que las labores deberían compartirse.

Agacharse con la panza. Una proeza.

Según un estudio realizado en 2014 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, integrada por 35 países, en Japón, los hombres dedican una hora por día a las actividades domésticas (no remuneradas, claro), frente a las cinco que desarrollan sus mujeres.

¿Sólo las mujeres están preparadas?

El primer ministro Shinzo Abe, hizo del protagonismo profesional de las mujeres una de las bases de su programa, destinado a reactivar la economía japonesa. Según una encuesta del Ministerio de Trabajo nipón, el 48% de las mujeres que trabajaban durante su embarazo sufrieron humillaciones verbales por parte de sus superiores directos o sus colegas. A partir de ello, se gestó esta original campaña.

Cuesta respirar, ¿no?