Menu Big Bang! News

Cada año se celebra el Día Mundial de la Salud, para conmemorar la fundación de la Organización Mundial de la Salud, el 7 de abril de 1948. Se elige una temática que la organización considera de interés para destacar. Este año, le toca el turno a la diabetes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La definición de salud, según la OMS, va mucho más allá de la falta de afecciones o enfermedades, sino que se trata de la condición de todo ser vivo que goza de un absoluto bienestar a nivel físico, mental y social. Este año, la diabetes ocupa el centro de la agenda de la OMS como causante de desequilibrar el bienestar.

 

 

Se trata de  una enfermedad crónica que se presenta cuando el páncreas no produce suficiente insulina, o cuando el cuerpo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce. Se caracteriza por niveles elevados de azúcar (glucosa) en la sangre, que resultan de una falta o una insuficiente producción de insulina por parte del organismo (diabetes tipo 1 o insulina dependiente) o en una resistencia y deficiencia de insulina (diabetes tipo 2 o no insulina dependiente). Existe un tercer tipo de diabetes, la gestacional, que consiste en niveles elevados de glucosa en la sangre durante el embarazo. Afecta a uno de cada 25 embarazos en el mundo. 

 

La Federación Internacional de la Diabetes informa que el número de personas que viven con diabetes, hoy, asciende a 382 millones en todo el mundo, y que para 2035 llegará a los 592 millones.

En Argentina 4 de cada 10 personas tienen sobrepeso y 2 de cada 10, obesidad, factores que elevan la posibilidad de desarrollar la enfermedad. La OMS prevé 366 millones de diabéticos en 2030 y será séptima causa de defunción.

 

 

Los hábitos saludables y la alimentación son claves para la prevención tanto de la diabetes como del resto de enfermedades del sistema endócrino. En cuanto a la alimentación, es acertado el ejemplo de cómo debería estar compuesto nuestro plato diario, tanto en variedad como en cantidad. Dividido en dos grandes mitades: una primera mitad para las verduras, tanto crudas como cocidas; un cuarto del plato para las proteínas (carne, huevo, pescado); y el otro cuarto para los carbohidratos (pastas, arroz, papa, legumbres). Además, debe beber suficiente agua y reducir el consumo de sal. El postre ideal de este menú es una fruta.

 

La actividad física regulada, sin exagerar y el estricto control en la ingesta de bebidas azucaradas son indispensables para prevenir.

Sin embargo, la prevención de ésta y otras enfermedades relacionadas con el estilo de vida no es sólo una responsabilidad individual. Las políticas de salud tienen un papel fundamental a través de leyes y reglamentos. 

 

Así, México, Barbados y Dominica, aumentaron los impuestos sobre las bebidas azucaradas para reducir su consumo. Brasil, Chile y México restringieron la publicidad de comida chatarra dirigida a los chicos. Chile y Ecuador piden etiquetas de nutrición en el frente del paquete de los alimentos procesados para alertar a los consumidores sobre el alto contenido de azúcar, grasa o sal. 

Considerada una epidemia por los malos hábitos alimenticios de la población mundial en general, los sistemas de salud pública deben ser capaces de diagnosticarla precozmente y garantizar que las personas reciban una buena atención.